INTRODUCCIÓN AL BILINGÜISMO

Dos son los circuitos cerebrales responsables de la lectura, el dorsal y el ventral, que conectan las áreas visuales, en los lóbulos occipitales, con las áreas de producción oral, en los lóbulos frontales. El circuito dorsal va desde el á rea visual a la zona parietotemporal y de ésta, a través del fascículo arqueado, al á rea de Broca. El circuito ventral une el área de la forma visual de la palabra con las zonas media e inferior del temporal izquierdo y de aquí con el área de Broca. conexionista de triángulo, que propone tres componentes, ortográfico,
fonológico y semántico, unidos entre sí mediante conexiones y en el que la velocidad de lectura depende de la
fortaleza de esas conexiones.

BASES NEUROLÓGICAS DE LA LECTURA

Dos son los circuitos cerebrales responsables de la lectura, el dorsal y el ventral, que conectan las áreas visuales, en los lóbulos occipitales, con las áreas de producción oral, en los lóbulos frontales. El circuito dorsal va desde el á rea visual a la zona parietotemporal y de ésta, a través del fascículo arqueado, al á rea de Broca. El circuito ventral une el área de la forma visual de la palabra con las zonas media e inferior del temporal izquierdo y de aquí con el área de Broca. conexionista de triángulo, que propone tres componentes, ortográfico,
fonológico y semántico, unidos entre sí mediante conexiones y en el que la velocidad de lectura depende de la
fortaleza de esas conexiones.

Modelos de reconocimiento de palabras escritas

Actualmente los dos más conocidos son el modelo de doble ruta, que propone dos vías diferentes para la lectura de palabras, una vía subléxica para las palabras desconocidas y una vía léxica para las palabras familiares, y el modelo
conexionista de triángulo, que propone tres componentes, ortográfico, fonológico y semántico, unidos entre sí mediante conexiones y en el que la velocidad de lectura depende de la
fortaleza de esas conexiones.

RECONOCIMIENTO DE PALABRAS ESCRITAS

El reconocimiento de palabras es el proceso fundamental de la lectura, puesto que implica nada menos que extraer el significado y la pronunciación de los signos que hay escritos sobre el papel o la pantalla. Algo que sorprende enormemente es la rapidez con que reconocemos las palabras escritas.

Ir al contenido