Ámbitos de aplicación y evidencia empírica de la Desensibilización Sistemática

Potter (1999); Bamford (2001). Algunos estudios sobre el tratamiento de la ansiedad al dolor ha mostrado que la Desensibilización Sistemática es un procedimiento que resulta tan eficaz como la reestructuración cognitiva en pacientes con cefaleas migrañosas.
Hirai, Vernon y Cochran (2007). Es en el ámbito de los problemas fóbicos donde ha presentado los mayores niveles de eficacia siendo considerado por la American Psychological Association tratamiento probablemente eficaz para las fobias a los animales.
Ward et al., 2010. Dentro del ámbito de intervención de la medicina conductual merece la pena destacar el uso de la Desensibilización Sistemática en pacientes con cáncer que han desarrollado respuestas condicionadas de vómitos o nauseas a la situación de tratamiento, o su uso en la prevención y tratamiento de la ansiedad ante procedimientos dolorosos en niños.
Lancee, Spoormaker y Van den Bout (2010). En el tratamiento de algunos problemas del sueño como las pesadillas, este procedimiento ha mostrado prometedores resultados., siendo considerado por el comité de práctica de la American Academy of SIeep Medicine tratamiento probablemente eficaz y segunda línea de tratamiento en las pesadillas de origen idiopático (Aurora, Zak, Auerbach, Casey, Chowdhuri, Karippot et al., 2010).
Aurora, Zak, Auerbach, Casey, Chowdhuri, Karippot et al. (2010). Considerado por el comité de práctica de la American Academy of SIeep Medicine tratamiento probablemente eficaz y segunda línea de tratamiento en las pesadillas de origen idiopático.

La Desensibilización Sistemática es un procedimiento que tiene especial utilidad en los siguientes problemas:

  • Problemas fóbicos. Es en este ámbito donde ha presentado los mayores niveles de eficacia.
  • Adicciones.
  • Disfunciones sexuales.
  • Trastornos del comportamiento alimentario. Puede ser de utilidad en el abordaje del miedo al incremento de peso o a la comida, pero donde todavía los resultados deben tomarse con cautela por tratarse de investigaciones que no cumplen con la rigurosidad metodológica exigida para considerar que la técnica aplicada a estos contextos tiene el suficiente aval experimental y empírico.
  • Prevención y tratamiento de la ansiedad ante procedimientos dolorosos en niños.
  • Algunos problemas del sueño como las pesadillas. Considerado por el comité de práctica de la American Academy of SIeep Medicine tratamiento probablemente eficaz y segunda línea de tratamiento en las pesadillas de origen idiopático.
  • En pacientes con cáncer que han desarrollado respuestas condicionadas de vómitos o nauseas a la situación de tratamiento.
  • En pacientes con cefaleas migrañosas.

Referencias

  • Díaz García, et al. Manual De Técnicas y Terapias Cognitivo Conductuales. Desclée De Brouwer : Universidad Nacional De Educación a Distancia, 2017.

Deja un comentario

veinte + dos =

Ir al contenido