D E M O C R A T O P I A

Deseo ofrecer una disculpa y clarificación con respecto al contenido disponible en este espacio. Es importante destacar que la naturaleza del material publicado en esta página no es original, sino que consiste en gran medida en resúmenes derivados de diversos manuales de estudio mejor o peor referenciados. Estos resúmenes varían en su grado de textualidad y en la calidad de las referencias académicas utilizadas, abarcando desde citas directas hasta interpretaciones más libres de los textos originales.

Además, es relevante mencionar que en algunos casos, estos resúmenes y contenidos son elaborados con el apoyo de herramientas de Inteligencia Artificial. Por tanto, me gustaría reiterar nuestras disculpas por cualquier confusión o malentendido que haya podido surgir debido a la falta de claridad respecto a la naturaleza y el origen del contenido en kibbutzpsicologia.com.

Características transdiagnósticas de la ansiedad

El transdiagnóstico es un nueva enfoque en psicopatología y psicología clínica que implica una nueva formalización de los trastornos mentales y una nueva protocolización de la terapia cognitivo-conductual. Desde el punto de vista psicopatológico, el punto central consiste en que ciertos grupos o espectros de trastornos mentales pueden organizarse en base a un conjunto de procesos cognitivos y conductuales causales o de mantenimiento comunes.

El transdiagnóstico posibilita un enfoque más realista de la psicopatología al partir de la comunalidad que se da entre los trastornos de ansiedad, así como también entre estos y otros trastornos emocionales, especialmente los trastornos depresivos.

El problema de la comorbilidad entre los trastornos de ansiedad

Un problema asociado a los trastornos emocionales (trastornos de ansiedad y depresivos) es que son muy comórbidos. Ambas formas de comorbilidad son elevadas entre los trastornos de ansiedad, así como también entre los trastornos de ansiedad y la depresión. La depresión es un trastorno que parece darse frecuentemente asociado a algún trastorno de ansiedad. Los pacientes con diagnóstico principal de depresión mayor tienden a exhibir tasas elevadas y consistentes de diagnósticos comórbidos de ansiedad. Pero la depresión también se asocia de forma elevada a los síndromes de ansiedad como diagnóstico comórbido (secundario). La frecuente coexistencia de síntomas de ansiedad y depresión en un mismo individuo ha llevado a designar como entidad clínica el «trastorno mixto de ansiedad-depresión». De hecho, la ansiedad y la depresión pocas veces se dan como entidades puras.

Diagnóstico SecundarioDiagnóstico Principal
TPAGFEFSTAGTOCTDM
Trastorno de pánico (TP)10433140621
Agorafobia (AG)20417173357
Fobía especifica (FE)125066382857
Fobia social (FS)061129340625
Trastorno de ansiedad generalizado (TAG)110606060821
Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)190704070710
Otro trastorno de ansiedad/depresión61474148686767
Nota: 1No Incluye agorafobia. 2Con o sin pánico. TDM = trastorno depresivo mayor. Tomado de Belloch, Sandín, Ramos Campos, and Sandín, Bonifacio. Manual De Psicopatología. 3ª edición. Madrid [etc.]: McGraw-Hill Interamericana De España, 2020. Cada valor de la tabla indica el porcentaje de pacientes de cada trastorno (diagnóstico principal) que, a su vez, son diagnosticados con otro trastorno (diagnóstico secundario o comórbido). Si observamos la tabla se evidencia que lo fobia específica es el trastorno de ansiedad más concurrente como diagnóstico secundario (en particular concurre de forma elevada con la fobia social y la agorafobia), En cambio, la fobia específica es el trastorno que, como diagnóstico principal, menos diagnósticos secundarios asociados posee. El primer fenómeno (esto es, la fobia específica como síndrome comórbido) indica que la fobia específica se asocia de forma muy común con otros síndromes de ansiedad; dicho en otros términos, es muy probable que un paciente con algún trastorno de ansiedad tenga también algún tipo de fobia específica. El segundo fenómeno, por otra parte, sugiere que pocos pacientes con fobia específica como diagnóstica principal reciben a su vez otros diagnósticos de trastorno de ansiedad. Esto es congruente con la asunción de que las fobias específicas son las que implican menor grado de gravedad clínica (al menos si asumimos que los síndromes más graves clínicamente suelen tener más diagnósticos comórbidos que los síndromes leves).


El hecho de que un paciente tenga más de un diagnóstico de ansiedad en un momento dado posee notables implicaciones. En primer lugar tiene implicaciones terapéuticas; la co-ocurrencia de dos diagnósticos diferentes suele implicar estrategias de intervención diferénciales para cada cuadro y el uso de protocolos de intervención diferentes. La creencia de que la presencia de un trastorno psicopatológico incrementa el riesgo de sufrir otro trastorno parece ser aquí aún más válido, ya que la presencia de un trastorno de ansiedad incrementa la posibilidad de que aparezca otro trastorno de ansiedad y algún trastorno depresivo.

Modelo tripartito sobre el afecto, la ansiedad y la depresión

Clark y Watson (1991). Sugieren que la presencia de niveles elevados de afecto negativo es un indicador común de los trastornos de ansiedad y depresivos.
Clark y Watson (1991). La ansiedad y la depresión comparten síntomas de malestar emocional, más que significar un solapamiento de diagnóstico.
Brown et al. (1998). En un estudio basado en pacientes con diagnóstico de trastornos de ansiedad y depresión, confirmaron la estructura jerárquica de la ansiedad y la depresión formulada por Clark y Watson, en el sentido de que la combinación de alto afecto negativo y elevada activación autónoma se asociaba a los diferentes trastornos de ansiedad, mientras que la combinación de alto afecto negativo y bajo afecto positivo se vinculaba con la depresión.
Brown et al. (1998). Encuentran que la hiperactivación autónoma no es una característica de todos los trastornos de ansiedad, sino que más bien parece ser específica del TP (aunque también se ha relacionado con el TEPT. Un aspecto importante de esta estructura jerárquica viene dado por el carácter etiopatogénico otorgado a los dos factores generales del temperamento, esto es, el afecto negativo o neuroticismo y el afecto positivo o extraversión.

El modelo tripartito sobre la afectividad, la ansiedad y la depresión fue formulado por Clark y Watson (1991) para explicar las comunalidades y diferencias entre la ansiedad y la depresión. Según establecieron estos autores, el modelo está constituido por tres elementos:

  1. Afecto negativo (o distrés afectivo general, no específico). Común a la ansiedad y la depresión.
  2. Hiperactivación fisiológica. Específico de la ansiedad.
  3. Anhedonia (disminución del afecto positivo). Específico de la depresión.

El modelo se basa en los conceptos de afecto positivo y afecto negativo como dos dimensiones generales de la afectividad independientes. Los autores construyeron un instrumento psicométrico para evaluar estas dos dimensiones del afecto, denominado Positive and Negative Affect Schedule (PANAS; Watson el al, 19838).

Nada o
casi nada
Un pocoModeradamenteBastanteMucho o
muchísimo
Interesado/a (que muestra interés por la gente o las cosas)
Estresado/a, con sentimiento de malestar o agobio
Emocionado/a, animado/a
Disgustado/a, o molesto/a
Enérgico/a, con vitalidad
Culpable
Asustado/a
Enojado/a, hostil
Entusiasmado/a
Orgulloso/a (de algo), satisfecho/a
Irritable, malhumorado/a
Alerta (despierto/a), despejado/a
Avergonzado/a
inspirado/a
Nervioso/a
Decidido/a, atrevido/a
Atento/a o consciente (pongo atención)
Intranquilo/a o inquieto/a
Activo/a
temeroso/a, con miedo
Nota: Modificando esta instrucción el PANAS puede aplicarse referido a: (1) el momento actual, (2) el dia de hoy (3) los días recientes, (4) la semana pasada, (5) las semanas pasadas y (6) el último año. Tomado de Sandín, Valiente y Chorot (2008). Se indican diversos sentimientos y emociones que suele experimentar la gente. Lea cada uno de ellos y, refiriéndolo a usted, conteste indicando cómo suele sentirse habitualmente.


Una aportación importante del modelo es que permite explicar el solapamiento de los síntomas ansioso-depresivos, y refleja la importancia de distinguir entre los niveles de síntomas y de diagnóstico. El aspecto común a la ansiedad y la depresión consiste en que ambas están relacionadas con la variable temperamental de afecto negativo o neuroticismo. El modelo explica que lo que caracteriza y diferencia a los pacientes depresivos de los pacientes con ansiedad es el bajo afecto positivo.

ansiedad y depres
La Figura representa esquemáticamente las relaciones entre la ansiedad y la depresión basándonos, por una parte, en el modelo y las aportaciones del grupo de Watson sobre el concepto de afecto positivo y negativo y, por otra parte, en la hipótesis de Alloy et al. (1990) sobre la interrelación entre ansiedad y depresión según lo teoría de la indefensión- desesperanza. Puede observarse la faceta común a la ansiedad y depresión, representado por el área más sombreada. Con letras de mayor tamaño representamos las variables básicas relacionadas con ambos modelos (arriba el modelo tripartito, abajo el modelo de indefensión-desesperanza). Los síntomas se circunscriben entre los conceptos generales de ambas teorías (p. ej. bajo afecto positivo y desesperanza). Á medida que el síntoma se aproxima más al concepto general, significa que el síntoma está aproximadamente más próximo el concepto en cuestión. La indefensión, aunque se trata de un componente común a la depresión y la ansiedad, en general tiende a ser más propia de la depresión, El diagnóstico de un trastorno de ansiedad vendría caracterizado por una predominancia de los factores de «hiperactivación fisiológica» e «incertidumbre». El diagnóstico de un trastorno depresivo, en cambio, estaría dominado por el «bajo afecto positivo» y la «desesperanza». Finalmente, el diagnóstico del síndrome mixto de ansiedad-depresión se asociaría a la presencia de los síntomas vinculados al «alto afecto negativo» y a la «indefensión». Existe evidencia de que estos constructos son heredables en gran medido y estables en el tiempo.

Referencias

  • Belloch, Sandín, Ramos Campos, and Sandín, Bonifacio. Manual De Psicopatología. 3ª edición. Madrid [etc.]: McGraw-Hill Interamericana De España, 2020. Print.

Deja un comentario

error: Contenido protegido
Ir al contenido