CARATERÍSTICAS DEL PENSAMIENTO FORMAL

Inhelder y Piaget (1955). Sostienen que el período de las operaciones formales supone un cambio intelectual cualitativo y estructural, mediante el cual los sujetos se liberan de las ataduras de lo real e inmediato, del aquí y ahora, siendo capaces de pensar de forma abstracta.
Inhelder y Piaget (1955). Distinguen dos tipos de características: A) las propiedades generales o funcionales del pensamiento formal que aluden a las orientaciones esenciales del pensamiento de los sujetos en este período, y B) las características estructurales, que utilizan el lenguaje lógicomatemático para dar cuenta de las estructuras que subyacen al comportamiento cognitivo de los sujetos.

Las estructuras operacionales concretas, por su propia naturaleza, ni están coordinadas entre sí,
ni tampoco son generalizables a diferentes contenidos. Según la propuesta original de Inhelder y Piaget, el estadio operatorio formal surge alrededor de los 11-12 años, en una primera fase inicial (estadio formal incipiente), y se consolida a partir de los 14-15 años (estadio formal avanzado).

Características funcionales del pensamiento formal

Lo real es un subconjunto de lo posible
Inhelder y Piaget (1955). La inversión que se produce con la llegada del pensamiento formal en la relación entre lo real y lo posible supone un cambio en la orientación general del intelecto de gran relevancia.
Inhelder y Piaget (1955). La hegemonía de lo posible que caracteriza al pensamiento formal no debe ser considerada como el dominio de lo arbitrario o de la imaginación desbocada, más allá de cualquier regla y de la objetividad, sino como la condición necesaria para el logro de las capacidades cognitivas propias de este estadio.

La inversión que se produce con la llegada del pensamiento formal en la relación entre lo real y lo posible supone un cambio en la orientación general del intelecto de gran relevancia. Ahora, lo posible no es ya una simple prolongación de lo real, sino que, por el contrario, lo real se subordina, es un subconjunto, de lo posible. La realidad, los hechos, ya no son el punto de partida en la solución de un problema, sólo son admitidos como hechos después de una verificación sobre el conjunto de hipótesis posibles compatibles con la situación dada. Por el contrario, el punto de partida del pensamiento es ahora lo posible, las diversas hipótesis que genera el sujeto y a partir de las cuales razona o el conjunto de operaciones que podría realizar, sin que sea necesaria su ejecución real.

Carácter hipotético-deductivo

La capacidad de formular y comprobar hipótesis está estrechamente ligada a la capacidad abordar los problemas desde lo posible, y no ya únicamente desde lo real. Los niños de periodos anteriores también formulan, a veces, hipótesis en su intento de explicar los fenómenos a lo que se enfrentan, pero lo hacen de forma más rudimentaria, de manera claramente diferente a como lo hacen los adolescentes formales. Estas diferencias pueden resumirse en tres aspectos fundamentales:

  • Los adolescentes del periodo formal son capaces de descartar mentalmente las hipótesis más simples y primitivas que son típicas de los niños más pequeños.
  • La mejor comprensión que tienen los sujetos del periodo formal de los problemas y fenómenos a los que se enfrentan, les permite construir y formular hipótesis más complejas y avanzadas.
  • Los adolescentes formales son capaces de comprobar empíricamente las hipótesis que han formulado. Para ello realizan un análisis detallado de todas las combinaciones posibles de las variables que intervienen en el problema y de las consecuencias que se pueden extraer; y las comprueban variando solamente uno de los factores, mientras mantienen constantes el resto.
Carácter proposicional
Inhelder y Piaget (1955). El carácter proposicional no se reduce a su aspecto verbal, sino que destaca la aparición de una nueva lógica proposicional que se superpone a la lógica de clases y relaciones que había ya aparecido en el período operatorio concreto, pero en este caso referida directamente a los objetos.

Esta característica funcional del pensamiento formal hace referencia a que el punto de partida del pensamiento no son ya los objetos de la realidad, sino los enunciados verbales, las proposiciones;
éstas son la materia prima del pensamiento, lo que le proporciona a éste un nuevo poder y flexibilidad. El carácter proposicional del pensamiento formal pone de relieve la importancia del componente verbal del lenguaje, que se convierte en un requisito necesario para el pensamiento en este periodo. No obstante, según Inhelder y Piaget, el carácter proposicional no se reduce a su aspecto verba. Esta lógica de las proposiciones proporciona una herramienta mediante la que se pueden realizar todas las combinaciones posibles del pensamiento.

Naturaleza combinatoria

Esta característica del estadio formal consiste en la posibilidad que tiene el pensamiento de los adolescentes durante la búsqueda de la solución de un problema de construir un conjunto de posibilidades que incluya todas las combinaciones posibles de las variables presuntamente implicadas. Este carácter combinatorio está incluido en la lógica proposicional y otorga un nuevo poder al pensamiento adolescente.

Referencias

  • García Madruga, Delval, & Delval, Juan. (2019). Psicologia del desarrollo I (2ª ed. rev. ed., Grado (UNED); 6201201). Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Deja un comentario

siete − dos =

Ir al contenido