Clasificaciones diagnósticas de los trastornos del sueño

Introducción

Aparte de los dos grandes textos CIE y DSM, en el caso de los trastornos del sueño existe un manual clínico específico para ellos: la Clasificación Internacional de los Trastornos del Sueño (ICSD-3 por sus siglas en inglés; American Academy of Sleep Medicine, 2014). La ISCD-3 es una clasificación específica de trastornos del sueño en la que se recoge con mayor detalle gran cantidad de aspectos relativos a estos trastornos concretos y los asociados a alteraciones de los ritmos circadianos.

DSM-5CIE-11ISCD-3
Capítulo dedicado a los «trastornos del sueño-vigilia» en el que se recogen diez grupos de trastornos. El séptimo capítulo clasifica los trastornos del sueño y
del ciclo sueño-vigilia, independientemente de su origen.
Esta guía supone el mayor texto diagnóstico sobre este tipo de problemas, por lo que es muy importante que los clínicos especializados la conozcan y manejen con soltura.

Modelo explicativo de las afectaciones del sueño

Buela-Casal (1990). Propuso un modelo explicativo de los factores vinculados a los trastornos del sueño.

La cantidad y calidad del sueño, así como la ausencia de problemas en el descanso y el ritmo circadiano dependen de multitud de factores. Estos factores influyen no solo de manera directa en el sueño, sino que también lo hacen a través de las interacciones entre ellos, pudiendo llegar a afectar notablemente la cantidad y calidad del sueño. Así pues, en el momento de evaluar la presencia o no de posibles trastornos de sueño, es necesario evaluar cada uno de estos factores para conseguir un diagnóstico certero.

Factores a tener en cuenta según el modelo explicativo de Buela-Casal:

  1. ¿Cómo duerme? Hay una serie de condicionantes biológicos que dificultan o facilitan el sueño. En este caso, el factor extremo serían los trastornos del sueño directamente producidos por una alteración o trastorno fisiológico, como, por ejemplo, la narcolepsia tipo I. En el mismo grupo se clasificarían las diferencias por sexo o los cambios en el sueño a lo largo de ciclo vital.
  2. ¿Cuándo duerme? El momento en el que la persona se acuesta se considera otro determinante en la calidad del sueño. Disponerse a dormir a una hora temprana con mucha luz solar o con bajos niveles de cansancio, etc., podría dificultar el inicio del sueño, llegando a provocar una respuesta ansiosa por parte del organismo al no poder conciliarlo.
  3. ¿Dónde duerme? Se presentan los factores asociados al propio ambiente de descanso. En este caso, se encuentran aspectos tan relevantes como la luz, la temperatura, la dureza y firmeza del colchón, el ruido, etc. Todos estos condicionantes podrían alterar el sueño incluso en ausencia de otros problemas asociados o bien aumentar su efecto en los casos donde sí están presentes.
  4. ¿Qué hace para dormir? Se observan factores conductuales relacionados con el sueño. Las rutinas o ausencia de ellas podrían facilitarlo o inhibirlo. Es aquí donde la higiene del sueño tiene un mayor efecto terapéutico.
modelo conductual
Modelo conductual interactivo propuesto por Buela-Casal (1990). Tomado de Buela-Casal y Sierra (2008).

Referencias

  • Belloch, Sandín, Ramos Campos, and Sandín, Bonifacio. Manual De Psicopatología. 3ª edición. Madrid [etc.]: McGraw-Hill Interamericana De España, 2020. Print.

Deja un comentario

11 − once =

Ir al contenido