D E M O C R A T O P I A

Deseo ofrecer una disculpa y clarificación con respecto al contenido disponible en este espacio. Es importante destacar que la naturaleza del material publicado en esta página no es original, sino que consiste en gran medida en resúmenes derivados de diversos manuales de estudio mejor o peor referenciados. Estos resúmenes varían en su grado de textualidad y en la calidad de las referencias académicas utilizadas, abarcando desde citas directas hasta interpretaciones más libres de los textos originales.

Además, es relevante mencionar que en algunos casos, estos resúmenes y contenidos son elaborados con el apoyo de herramientas de Inteligencia Artificial. Por tanto, me gustaría reiterar nuestras disculpas por cualquier confusión o malentendido que haya podido surgir debido a la falta de claridad respecto a la naturaleza y el origen del contenido en kibbutzpsicologia.com.

Criterios generales para elaborar el informe

La palabra «informe» deriva del verbo «informar» (del latín «informare»). En el contexto de la Psicología, un informe psicológico se define como la presentación de los resultados de un proceso de evaluación, diagnóstico o intervención psicológica, ya sea de forma oral o escrita. Su propósito principal es responder a la demanda de la persona evaluada, sus representantes legales o autoridades competentes. El informe psicológico es esencial en el proceso, ya sea para diagnóstico, orientación, selección o intervención.

La entrevista también es una parte integral de este proceso, incluyendo una entrevista inicial al comienzo para establecer objetivos y un historial, así como una entrevista de devolución al final para proporcionar información sobre los resultados.

La comunicación de resultados, especialmente a través del informe escrito, es una de las tareas más delicadas, ya que puede tener implicaciones legales tanto para el individuo evaluado como para el profesional de la Psicología. Por lo tanto, la elaboración de informes claros, precisos y rigurosos es esencial.

Uno de los motivos más recurrentes de mala praxis a lo largo de los años está vinculado a los informes psicológicos. Por lo tanto, a continuación, se presentan una serie de criterios generales en términos de contenido y formato que todo profesional de la Psicología debe considerar si busca que el informe que prepare sea considerado adecuado.

Aspectos de contenido

Considerando que todo informe psicológico es un documento científico, el psicólogo, en calidad de último responsable de la emisión de dicho documento y su contenido, debe tener en cuenta los siguientes criterios: Rigurosidad, Objetividad, Contraste y replicación, Calidad de los instrumentos y correcta utilización, Utilidad, Cualificación y responsabilidad profesional.

Rigurosidad

Según la Real Academia Española, el término «riguroso» hace referencia a la cualidad de ser exacto, preciso o minucioso. Esto es precisamente lo que la ciencia y el conocimiento científico persiguen. En el contexto del informe, como un documento científico, también debe aspirar a la rigurosidad. En otras palabras, el profesional de la Psicología, en su calidad de científico del comportamiento, debe definir con claridad y precisión la conducta y/o el problema observado. Debe esforzarse por presentar los resultados de manera concreta y objetiva.

Manual de Publicación de la APA
(APA, 2010)
Estilo de escritura
CÓDIGO DEONTOLÓGICO DEL PSICÓLOGO (Consejo
General de Colegios Oficiales de Psicólogos, 2010)
3.09 Precisión y claridad. Elección de palabras. Asegúrese de que cada palabra signifique exactamente lo que quiere decir.Artículo 48. Los informes psicológicos habrán de ser claros, precisos, rigurosos e inteligibles para su destinatario(…)
Objetividad

El profesional de la Psicología, en su rol de científico del comportamiento, debe presentar los resultados del informe psicológico de la forma más objetiva posible. Esto significa que debe evitar cualquier implicación personal que pueda introducir sesgos en los objetivos de evaluación y/o intervención. Por tanto, es esencial que se abstenga de cualquier implicación de tipo emocional, de presión o de intereses con la persona evaluada.

Aquí tienes un ejemplo de cómo se podría aplicar el principio de objetividad en un informe psicológico:

Enfoque no objetivo (con sesgo emocional):

«El paciente parece ser una persona extremadamente retraída y poco amigable. Durante la evaluación, mostró una actitud negativa y rechazó la mayoría de las sugerencias. Parece que no tiene interés en mejorar su situación emocional.»

Enfoque objetivo (sin sesgo emocional):

«Durante la evaluación, el paciente exhibió un comportamiento reservado y se mostró reacio a participar activamente. Sus respuestas a las sugerencias fueron limitadas, lo que podría indicar una falta de motivación para abordar sus preocupaciones emocionales.»

En el primer ejemplo, el informe se basa en juicios de valor y opiniones personales del profesional, lo que introduce un sesgo emocional. En cambio, en el segundo ejemplo, se utiliza un lenguaje objetivo y se evitan las conjeturas emocionales, lo que resulta en un informe más imparcial y objetivo.

Contraste y replicación

La replicación es un principio fundamental en la ciencia y se aplica también en la elaboración de informes psicológicos. Esto significa que cualquier otro profesional de la psicología debe poder reproducir y verificar los resultados y conclusiones del informe utilizando la misma información y métodos descritos en el informe original.

La replicación garantiza la transparencia y la fiabilidad de la investigación y la evaluación psicológica, ya que permite que otros expertos revisen y confirmen los hallazgos. Esto es esencial para mantener la integridad de la disciplina y garantizar que los informes sean científicamente sólidos.

Supongamos que un psicólogo está realizando una evaluación de inteligencia en un niño llamado Juan. El informe podría incluir lo siguiente:

Muestra de la aplicación del principio de replicación en un informe psicológico:

  1. Introducción: En esta sección, se proporciona una descripción general del propósito de la evaluación y se especifican los instrumentos utilizados, en este caso, una prueba de inteligencia estándar, como el WISC-V.
  2. Método: Aquí se detalla cómo se administró la prueba de inteligencia a Juan. Se incluyen detalles como el lugar, la fecha y la duración de la evaluación. Además, se describen las condiciones en las que se llevó a cabo la evaluación, como la presencia de un psicólogo, el cumplimiento de las instrucciones y cualquier adaptación especial que se haya aplicado.
  3. Resultados: Esta sección presenta los resultados específicos obtenidos en la prueba de inteligencia, incluyendo las puntuaciones en las diferentes subpruebas y la puntuación total de CI (cociente intelectual). Todos los datos numéricos se registran con precisión.
  4. Discusión: Aquí se interpretan los resultados de la prueba de inteligencia de Juan. Se proporciona una explicación de lo que significan las puntuaciones y cómo se comparan con las normas de edad. También se discuten las posibles implicaciones de los resultados para el desarrollo y el aprendizaje de Juan.
  5. Conclusiones: Esta sección resume las conclusiones basadas en la evaluación de inteligencia de Juan. Se destaca cualquier área de fortaleza o debilidad identificada. Se puede concluir que Juan muestra un rendimiento promedio en la prueba de inteligencia, con un mayor rendimiento en las habilidades verbales que en las no verbales.

Principio de Replicación: En caso de que otro profesional quiera verificar los resultados de esta evaluación, el informe proporciona suficientes detalles sobre el método y los instrumentos utilizados. Cualquier otro psicólogo que desee replicar esta evaluación podría seguir el mismo protocolo, administrando la misma prueba de inteligencia bajo condiciones similares, y comparar los resultados obtenidos con los del informe original para verificar la consistencia de los hallazgos.

Este ejemplo ilustra cómo un informe psicológico bien estructurado y transparente permite la replicación de los procedimientos y resultados por parte de otros profesionales, lo que contribuye a la validez y la confiabilidad de la evaluación.

Calidad de los instrumentos y correcta utilización

Uno de los aspectos críticos de la evaluación psicológica es la selección adecuada de los instrumentos, basada en criterios de calidad bien definidos. Los criterios psicométricos principales para evaluar la calidad de un instrumento de medición psicológica son la validez y la fiabilidad:

  • La validez garantiza que un test mide con precisión lo que está diseñado para medir, siendo uno de los aspectos más cruciales en la evaluación.
  • La fiabilidad asegura la consistencia y estabilidad de las mediciones realizadas por un test. La Asociación Americana de Psicología (APA) define la fiabilidad como la exactitud en las mediciones de un test.

Además de asegurarse de la calidad de los instrumentos de evaluación, el psicólogo debe garantizar su uso adecuado. Esto implica verificar que él y su equipo poseen las competencias necesarias para administrar, corregir y interpretar los tests que pretenden emplear.»

CÓDIGO ÉTICO DE LA APA (APA, 2017)CÓDIGO DEONTOLÓGICO DEL PSICÓLOGO (Consejo
General de Colegios Oficiales de Psicólogos, 2010)
Estándar 9.02. Uso de las Evaluaciones. (b) Los psicólogos emplearán instrumentos cuya validez y fiabilidad ha sido establecida para su uso con miembros de la población evaluada. Cuando dicha validez y fiabilidad no ha sido establecida, los psicólogos describirán la fortaleza y limitaciones de los resultados de los tests y de su interpretación.Artículo 17. El/la Psicólogo/a ha de estar profesionalmente preparado y especializado en la utilización de métodos, instrumentos, técnicas y procedimientos que adopte en su
trabajo(…)
Utilidad

La utilidad de los informes psicológicos es altamente valorada. Es esencial recordar que las personas acuden a los psicólogos en busca de ayuda o soluciones para problemas específicos. Por lo tanto, los informes psicológicos y sus resultados deben estar directamente relacionados con el motivo inicial que condujo al proceso de evaluación psicológica. En este contexto, siempre es crucial plantear la siguiente pregunta: ¿Cuál es el propósito del estudio y, por ende, del informe resultante? Si mantenemos esta pregunta en mente y buscamos que el informe sea realmente útil, deberá ofrecer datos y recomendaciones que estén alineados con los objetivos establecidos al comienzo del proceso de evaluación.

GUÍAS PARA EL PROCESO DE EVALUACIÓN
PSICOLÓGICA (GAP)
(Fernández-Ballesteros et al., 2003)
8. El evaluador debe optimizar la justificación, utilidad y calidad del proceso, así como vigilar las condiciones que puedan distorsionarlo.

42. El evaluador debe realizar una integración de los datos que resulte adecuada, suficiente y de utilidad para responder a las demandas del cliente.

Supongamos que un individuo busca ayuda de un psicólogo debido a sentimientos de ansiedad severa en situaciones sociales. En la fase inicial de la evaluación, se establecen objetivos claros, como identificar las causas de la ansiedad social y desarrollar estrategias para reducirla.

El informe psicológico resultante deberá ser útil y enfocarse en estos objetivos. Deberá incluir:

  1. Una descripción detallada de las situaciones sociales que desencadenan la ansiedad.
  2. Los factores subyacentes o desencadenantes de la ansiedad, como experiencias pasadas o creencias negativas.
  3. Resultados de pruebas o evaluaciones específicas relacionadas con la ansiedad social.
  4. Recomendaciones concretas para abordar la ansiedad, que podrían incluir terapia cognitivo-conductual, ejercicios de exposición gradual o técnicas de relajación.
  5. Un plan de acción que el individuo puede seguir para abordar su ansiedad en la vida diaria.

Este informe no solo proporciona una comprensión profunda de la ansiedad social del individuo, sino que también ofrece recomendaciones prácticas y acciones concretas para superarla. Esto lo convierte en un documento altamente útil para guiar el tratamiento y la intervención.

Cualificación y responsabilidad profesional

La elaboración de un informe psicológico debe ser realizada por un profesional de la Psicología que esté debidamente colegiado en el Colegio Oficial de su Comunidad Autónoma y que cuente con la formación, preparación y experiencia adecuadas para llevar a cabo esta tarea.

El informe psicológico debe contener la información necesaria para identificar a su autor de manera clara y precisa. Esto incluye la firma del profesional, su número de colegiado y la fecha en la que se emitió el informe. Esta información es crucial para la identificación del psicólogo responsable del informe, lo que tiene implicaciones tanto para la persona que ha sido evaluada o tratada como para el propio profesional.

CÓDIGO DEONTOLÓGICO DEL PSICÓLOGO (Consejo
General de Colegios Oficiales de Psicólogos, 2010)
Artículo 17. La autoridad del Psicólogo se fundamenta en su capacitación y cualificación para las tareas que desempeña … Forma parte de su trabajo el esfuerzo continuado
de actualización de su competencia profesional. Debe reconocer los límites de su competencia y las limitaciones de sus técnicas.

Artículo 48. Los informes psicológicos … Deberán expresar su alcance y limitaciones, el grado de certidumbre que acerca de sus varios contenidos posea el informante, su
carácter actual o temporal, las técnicas utilizadas para su elaboración, haciendo constar en todo caso los datos del profesional que lo emite.

El principio ético de identificación y competencia garantiza que los informes psicológicos sean elaborados por profesionales cualificados y que puedan ser utilizados de manera adecuada en procesos legales, clínicos u otros contextos donde se requiera su presentación.

Aspectos de forma

Además de los aspectos de contenido, un profesional de la Psicología también debe considerar los siguientes aspectos formales al elaborar un informe psicológico, ya que contribuyen a que la información sea presentada de manera clara y comprensible.

Estilo de la información

El estilo de la información en un informe psicológico es un aspecto crítico que abarca varios elementos clave para garantizar que el informe sea efectivo y comprensible. Aquí se detallan algunos de estos elementos:

  • Brevedad y relevancia: El informe debe ser conciso y contener solo la información necesaria y relevante para abordar el motivo que originó el proceso de evaluación o intervención. Evitar detalles innecesarios que puedan desviar la atención del lector.
  • Lenguaje claro y adaptado: Es esencial que el lenguaje utilizado en el informe sea claro y comprensible para el destinatario del informe, que puede ser el paciente, cliente o usuario. Evitar jerga técnica o términos ambiguos, y explicar la terminología técnica cuando sea necesario.
  • Buena presentación y redacción: El informe debe tener una presentación profesional, con un formato limpio y organizado. Además, la redacción debe ser clara y coherente, siguiendo las normas gramaticales y ortográficas. Los informes mal redactados o con errores ortográficos pueden dañar la credibilidad del profesional.
Manual de Publicación de la APA (APA, 2010)
Estilo de escritura
3.05 Continuidad en la presentación de ideas. Los lectores comprenderán mejor sus ideas si buscan continuidad en las palabras, los conceptos y el desarrollo temático desde la declaración inicial hasta la conclusión.

3.08 Economía de expresión. Diga solo lo que se necesita decir … Las palabras cortas y las oraciones cortas son más fáciles de comprender que las largas.

Estos aspectos no solo hacen que el informe sea más comprensible para el destinatario, sino que también reflejan la competencia y profesionalismo del psicólogo en su comunicación de los resultados y recomendaciones.

Organización de la información

En cuanto a la organización de los contenidos en un informe, varios autores han ofrecido diferentes enfoques a lo largo de los años. Sin embargo, no existe una normativa legal específica que establezca requisitos concretos sobre qué datos deben incluirse en un informe psicológico ni cómo deben organizarse. La estructura del informe puede variar según su propósito, tipo y la orientación del psicólogo, como se detallará en el siguiente apartado.

GUÍAS PARA EL PROCESO DE EVALUACIÓN PSICOLÓGICA (GAP) (Fernández-Ballesteros et al., 2003)
2.2. INFORME: PRESENTACIÓN ORAL O ESCRITA SOBRE EL INFORME
2.2.1. REQUISITOS PARA LA GENERACIÓN DEL INFORME
45. La forma de presentar el informe (oral, escrito o ambas) debe ser la apropiada.
46. El informe debe incluir un resumen con las conclusiones más importantes.
47. El informe debe señalar quién es el autor, el cliente y el sujeto, así como a quién se presentará o enviará.
48. Los datos deben presentarse de acuerdo con las fuentes de información, instrumentos y procedimientos utilizados.
49. Los datos deben estructurarse siguiendo criterios psicológicos y colocarse en la parte de resultados que habrá en el informe.
50. Los asuntos que sobrepasen a las demandas iniciales no deben ignorarse, aunque sí considerarse aparte.
51. El informe debe responder a las demandas del cliente con recomendaciones apropiadas.

2.2.2. INCLUSIÓN EN EL INFORME DE INFORMACIÓN IMPORTANTE
52. Las demandas del cliente nunca pueden quedar sin abordarse.
53. Las fuentes de información, los instrumentos y los tests utilizados deben quedar reflejados con el suficiente detalle.
54. El informe debe detallar los pasos y procedimientos utilizados para responder a las demandas del cliente.
55. La sección del informe destinada a exponer los resultados debe reflejar el peso dado a la información obtenida y la forma en que se la ha integrado.
56. En la sección del informe sobre los resultados, cada información psicológica que se haga debe estar expresamente basada en los datos recogidos y valorada en función de su importancia con respecto a las demandas del cliente.
57. Las inconsistencias encontradas entre los datos deben discutirse en la sección sobre resultados.

Referencias

  • Moreno Rosset and Ramírez Uclés (2019) Evaluación psicológica : proceso, técnicas y aplicaciones en áreas y contextos. Madrid: Sanz y Torres.

Deja un comentario

18 − uno =

Ir al contenido