El diagnóstico de los trastornos relacionados con sustancias

El DSM-5 distingue:

  • Trastornos relacionados con sustancias.
    • Trastornos por consumo de sustancias.
    • Trastornos inducidos por sustancias.
  • Trastorno de juego.

Se caracterizan porque todas las sustancias o conductas adjetivas (juego) producen una activación directa del sistema de recompensa cerebral, lo que lleva a que las actividades cotidianas pueden ser descuidadas.

Trastornos por consumo de sustancias (TCS)

Moss, Chen y Yi (2007). En la dependencia del alcohol, indican que es posible hacer hacer tipologías de adictos, que integran la tan habitual comorbilidad asociada, como ya se ha hecho en otros trastornos (p. ej., en los tipos de esquizofrenia, tipos de trastorno bipolar, etc., del propio DSM-5).
Hasin et al. (2013). El punto de corte para este trastorno en el DSM-5 ahora son dos de once criterios. Los estudios de validación realizados, utilizando tanto muestras de la población general como clínicas, cambiaba poco la prevalencia de usar dos, tres o cuatro criterios como punto de corte para el trastorno.
Compton et al. (2013). El punto de corte para este trastorno en el DSM-5 ahora son dos de once criterios. Estudios, con muestras muy amplias indican que el punto de corte sería de cuatro o más para el alcohol, cocaína y opiáceos. Para el cannabis sería de seis o más criterios.

De modo general, los TCS se caracterizan por un patrón problemático de consumo de la sustancia que lleva a un perjuicio o malestar clínicamente significativo, manifestado por al menos dos de los once síntomas que definen este trastorno, a lo largo de un periodo de doce meses:

  1. Se consume a menudo la sustancia en mayor cantidad o durante un periodo de tiempo mayor que el esperado.
  2. Hay un deseo persistente o esfuerzos infructuosos de dejar o controlar el consumo de la sustancia.
  3. Se dedica una gran cantidad de tiempo en actividades necesarias para obtener la sustancia, consumirla o recuperarse de sus efectos.
  4. Tiene craving, o un fuerte deseo o urgencia de consumir la sustancia.
  5. Hace un consumo recurrente de la sustancia que le lleva a un fracaso para cumplir con las principales obligaciones en el trabajo, escuela o casa.
  6. Continúa consumiendo la sustancia a pesar de tener de modo persistente o recurrente problemas sociales o interpersonales causados o exacerbados por los efectos de la misma.
  7. Deja de hacer o reduce importantes actividades sociales, laborales o recreativas debido al consumo de la sustancia.
  8. El consumo de la sustancia es recurrente en situaciones en las que es físicamente peligroso.
  9. Continúa con el consumo de la sustancia a pesar de conocer que tiene un persistente o recurrente problema físico o psicológico que es probablemente causado o exacerbado por la misma.
  10. Tolerancia, definida de uno de estos dos modos:
    • La necesidad de incrementar de modo importante la cantidad de sustancia consumida para lograr la intoxicación o el efecto deseado.
    • Una marcada disminución del efecto con el uso continuo de la misma cantidad de sustancia.
  11. Síntoma de abstinencia, manifestado por uno de los siguientes:
    • Los característicos del síndrome de abstinencia para esa sustancia.
    • La sustancia (o una sustancia similar, como las benzodiacepinas en el caso del alcohol) se toma para aliviar o evitar los síntomas del síndrome de abstinencia.

Además, el DSM-5 considera que se debe especificar:

  • Si el trastorno está en remisión inicial (cuando no cumple los criterios del mismo en un mínimo de tres meses y menos de doce).
  • Si el trastorno está en remisión continuada (cuando no cumple los criterios durante doce meses o más).
  • Si la persona está en un entorno controlado, que es cuando tiene en ese ambiente restringido el acceso a la sustancia
  • (p. ej., en una unidad hospitalaria cerrada).
  • El nivel de gravedad actual (en función del número de síntomas que presente):
    • Leve (2-3 síntomas).
    • Moderado (4-5 síntomas).
    • Grave (6 o más síntomas).

El consumo de sustancias psicoactivas puede producir un gran número de efectos y trastornos de tipo físico y mental, como dependencia, intoxicación, síndrome de abstinencia (con y sin delirium), trastorno psicótico, síndrome amnésico, trastorno del estado de ánimo, trastorno sexual, trastorno del sueño, trastorno perceptivo u otros. Para algunas sustancias, por ejemplo, la heroína, las consecuencias físicas son claras cuando se consume inyectada (la persona se expone a contraer hepatitis, tuberculosis y el VIH/sida). Los problemas médicos y legales derivados del consumo de heroína han provocado una gran alarma social, lo que a su vez ha facilitado la aparición de una amplia red de tratamiento en España y en otros países. Sin embargo, en la actualidad, la principal demanda de nuevos tratamientos es por cocaína, a lo que hay que añadir una parte de heroinómanos cronificados y el incremento de demandas de tratamiento por cannabis. En las drogas legales el problema con el alcohol se ha mantenido constante y en un alto nivel, incrementándose también en los últimos años las demandas de tratamiento de los fumadores de cigarrillos.

A. Ingestión reciente de alcohol.
B. Cambios psicológicos o comportamentales desadaptativos clínicamente significativos (sexualidad inapropiada, comportamiento agresivo, labilidad emocional, deterioro de
la capacidad de juicio) que se presentan durante la ingestión de alcohol o poco tiempo después.
C. Uno o más de los siguientes signos o síntomas que aparecen durante o poco tiempo después del consumo de alcohol:
Habla disártrica.
Descoordinación.
Marcha inestable.
Nistagmo.
Deterioro de la atención o de la memoria.
Estupor o coma.
C. Los signos o síntomas no se deben a otra enfermedad médica ni se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental, incluyendo la intoxicación por otra sustancia.
Criterios para la intoxicación del alcohol, DSM-5
A. Interrupción o disminución del consumo de alcohol después de su consumo prolongado y en grandes cantidades.
B. Dos o más de los siguientes síntomas que aparecen horas o días después del abandono o reducción descrito en el criterio A:
Hiperactividad autonómica (p. ej., sudoración o más de I00 pulsaciones).
Temblor distal de las manos.
Insomnio.
Náuseas o vómitos.
Alucinaciones o ilusiones visuales, táctiles o auditivas transitorias.
Agitación psicomotora.
Ansiedad.
Crisis comiciales de gran mal (crisis epilépticas).
C. Los signos o síntomas del criterio B provocan un malestar clínicamente significativo o un deterioro de la actividad social, laboral, o de otras áreas importantes del funcionamiento del individuo.
D. Los signos o síntomas no se deben a otra enfermedad médica ni se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental, incluyendo la intoxicación o el síndrome de abstinencia de otra sustancia.

Especificar si:
Con alteraciones perceptivas.
Criterios para el síndrome de abstinencia del alcohol, DSM-5
  • Criterios para el diagnóstico de trastorno por consumo de sustancias que considera el DMS-5:
    • alcohol.
    • cafeína.
    • cannabis
    • alucinógenos (fenciclidina y otros alucinógenos).
    • inhalantes.
    • opiáceos.
    • sedantes
    • hipnóticos y ansiolíticos.
    • estimulantes (sustancia anfetamínica, cocaína y otros estimulantes).
    • tabaco y otras sustancias (o sustancias desconocidas).
  • Criterios para la intoxicación de cada sustancia que considera el DMS-5.
  • Criterios para el síndrome de abstinencia de cada sustancia que considera el DMS-5.
  • Trastornos inducidos por cada sustancia.

Los trastornos inducidos por sustancias

Son varios los trastornos que puede producir el consumo de drogas. Entre ellos están el delirium inducido por sustancias, demencia persistente inducida por sustancias, trastorno amnésico inducido por sustancias, trastorno psicótico inducido por sustancias, trastorno del estado de ánimo inducido por sustancias, trastorno de ansiedad inducido por sustancias, disfunción sexual inducido por sustancias y trastorno del sueño inducido por sustancias.


Los trastornos inducidos por sustancias pueden aparecer en el contexto de la intoxicación, de la abstinencia de sustancias, o persistir largo tiempo una vez que el consumo ha cesado. Siendo graves en muchos casos, suelen ser temporales. Si el consumo es continuado suelen ser persistentes. Si los síntomas no remiten, hablaríamos de un trastorno mental primario independiente; si remiten, hablaríamos de un trastorno inducido por sustancias.


En general, las drogas sedantes (p. ej., alcohol, ansiolíticos) pueden causar trastornos depresivos importantes durante la intoxicación, y en el síndrome de abstinencia suelen observarse alteraciones ansiosas. En cambio, en la intoxicación por los estimulantes (p. ej., anfetaminas, cocaína) podemos encontrar trastornos psicóticos o de ansiedad inducidos por el consumo, y episodios de depresión mayor en la abstinencia.

A. El trastorno tiene una presentación sintomática clínicamente representativa de un trastorno mental relevante.
B. A partir de la historia clínica, la exploración física o los exámenes de laboratorio, hay pruebas de que:

El trastorno se ha desarrollado durante o dentro del mes posterior a la intoxicación o la abstinencia de la sustancia o por la toma de una medicación.
El consumo de la sustancia o de la medicación es capaz de producir el trastorno mental.
C. El trastorno no se explica mejor por un trastorno mental independiente (p. ej., un trastorno que no está inducido por la sustancia o la medicación). Tal evidencia de un trastorno mental independiente puede incluir lo siguiente:

El trastorno precede al comienzo de la intoxicación severa, abstinencia aguda o la exposición al medicamento.
El trastorno mental completo persiste por un periodo de tiempo sustancial (p. ej., al menos un mes) después del cese de la intoxicación o abstinencia aguda, o de tomar la medicación. Este criterio no se aplica para los trastornos neurocognitivos inducidos por
sustancias o el trastorno perceptivo persistente por consumo de alucinógenos, que persisten más allá del cese de la intoxicación aguda o del síndrome de abstinencia.
D. El trastorno no aparece exclusivamente durante el curso
de un delirio.
E. El trastorno causa un malestar o deterioro clínicamente significativo en las áreas social, laboral u otras importantes del funcionamiento del individuo.
Resumen de criterios diagnósticos del DSM-5 para los trastornos mentales inducidos por sustancias o medicamentos.
ALCOHOLCAFEÍNACANNABISALUCINÓGENOS
FENCICLIDINA
OTROS
ALUCINÓGENOS
INHALANTESOPIÁCEOSSEDANTES, HIPNÓTICOS,
ANSIOLÍTICOS
ESTIMULANTES*TABACOOTROS
Trastorno por consumo de sustanciasXXXXXXXXXX
IntoxicaciónXXXXXXXXXX
Síndrome de abstinenciaXXXXXXXX
Trastornos psicóticosI/AIII**I/AII/A
Trastornos bipolaresI/AIII/AI/AI/A
Trastornos depresivos I/AIIII/AI/AI/AI/A
Trastornos de ansiedadI/AIIIIIAAI/AI/A
Trastornos obsesivo-compulsivo y otros relacionadosI/AI/A
Trastornos del sueño I/AI/AI/AI/AI/WI/AAI/A
Disfunciones sexualesI/AI/AI/AII/A
Trastornos neurocognitivosI/A/PI/A/PI/A/P
X= categoría reconocida en el DSM-5; I= inicio durante la intoxicación; A=inicio durante la abstinencia; I/A= inicio durante la intoxicación o con inicio durante la abstinencia; P= el trastorno es persistente; *= incluye sustancias de tipo anfetamina, cocaína y otros estimulantes no especificados; **=también trastorno perceptivo persistente por alucinaciones (flashbacks).
TRASTORNOS INDUCIDOS POR SUSTANCIASTRASTORNOS POR CONSUMO DE SUSTANCIAS
Intoxicación
Abstinencia
Trastornos psicóticos
Trastornos bipolares
Trastornos depresivos
Trastornos de ansiedad
Trastornos obsesivo-compulsivos
Trastornos del sueño
Disfunciones sexuales
Delirium
Trastornos neurocognitivos
Para las diez drogas consideradas (alcohol; cafeína; cannabis; alucinógenos (con categorías independientes para la fenciclidina y otros alucinógenos); inhalantes; opiáceos; sedantes, hipnóticos y ansiolíticos; estimulantes (sustancias tipo anfetamina, cocaína
y otros estimulantes); tabaco; y otras sustancias).
Criterios diagnósticos comunes (consume grandes cantidades o durante un tiempo más prolongado del previsto; intentos persistentes de dejar o reducir el consumo sin conseguirlo; invierte una gran cantidad de tiempo intentando conseguir la sustancia, consumirla o recuperarse de sus efectos; craving incumplimiento de sus deberes académicos, laborales o domésticos por el consumo de la sustancia; sigue consumiendo
a pesar de tener problemas recurrentes o persistentes en la esfera social o interpersonal; reduce o abandona importantes actividades sociales, ocupacionales o recreativas debido al
consumo; consume la sustancia a pesar de que la misma le produce un riesgo físico; consume la sustancia a pesar de que padece un problema físico o psicológico recurrente o persistente que se originó o que se exacerba con el consumo; tolerancia; síndrome de abstinencia cuando disminuye o cesa el consumo).
Los trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos según el DSM-5
Psicosis por consumir drogas. Trastorno Psicótico Inducido por sustancias. Los estudios señalan que el consumo de drogas como afecta el cerebro y los neurotransmisores cerebrales dentro de ellos la dopamina, la noradrenalina, la serotonina, puedo conducir a cuadros psicóticos. Esos cuadros de psicosis ocasionados por sustancias reciben el nombre de Psicosis Exotoxica. Un vídeo de Ramón Acevedo Cardona, Psiquiatra, Concejal de Medellín, Presentador de Sanamente de Televid.

Referencias

  • Belloch, Sandín, Ramos Campos, and Sandín, Bonifacio. Manual De Psicopatología. 3ª edición. Madrid [etc.]: McGraw-Hill Interamericana De España, 2020. Print.

Deja un comentario

dos × cinco =

Ir al contenido