Alianza terapéutica

Bordin (1979) propone la noción de alianza terapéutica, que tiene su origen en el modelo psicoanalítico y ahora sería generalizable en gran medida al resto de modelos. Sostienen que una adecuada alianza terapéutica es un factor de cambio esencial en toda forma de psicoterapia, aunque la naturaleza del cambio varíe en función de la modalidad psicoterapéutica. Los componentes de esta alianza terapéutica serían:

  1. El vínculo establecido entre cliente y terapeuta. La calidad de este vinculo determina el tono emocional de la vivencia del cliente hacia el terapeuta y contribuye al grado de colaboración en el proceso terapéutico.
  2. El grado de acuerdo en los objetivos de la terapia. Se refiere a si ambos orientan Ios esfuerzos en la misma dirección.
  3. El acuerdo en las tareas de la terapia, acerca de los medios adecuados para conseguir los objetivos planteados.

Actualmente, se considera que estos tres componentes se influyen mutuamente. Los estudios se han dirigido a dilucidar qué condiciones son esenciales para promover una relación verdaderamente terapéutica y la importancia de esta relación en el proceso de cambio. En este sentido, Orlinsky y Howard (1986) concluyeron que la cualidad positiva del vinculo relacional, que se plasmaría en las conductas interpersonales recíprocas de los participantes, está más claramente relacionado con la mejora del paciente que cualquiera de las técnicas particulares utilizadas por los terapeutas.