D E M O C R A T O P I A

Deseo ofrecer una disculpa y clarificación con respecto al contenido disponible en este espacio. Es importante destacar que la naturaleza del material publicado en esta página no es original, sino que consiste en gran medida en resúmenes derivados de diversos manuales de estudio mejor o peor referenciados. Estos resúmenes varían en su grado de textualidad y en la calidad de las referencias académicas utilizadas, abarcando desde citas directas hasta interpretaciones más libres de los textos originales.

Además, es relevante mencionar que en algunos casos, estos resúmenes y contenidos son elaborados con el apoyo de herramientas de Inteligencia Artificial. Por tanto, me gustaría reiterar nuestras disculpas por cualquier confusión o malentendido que haya podido surgir debido a la falta de claridad respecto a la naturaleza y el origen del contenido en kibbutzpsicologia.com.

Duelo

El duelo es una respuesta emocional natural que experimentamos ante la pérdida de un ser querido o una situación significativa en nuestras vidas. Es una reacción normal y personal que puede involucrar una amplia gama de emociones, pensamientos y comportamientos. El proceso de duelo puede variar considerablemente de una persona a otra, ya que cada individuo vive y experimenta el duelo de manera única. Algunas personas pueden pasar por diferentes etapas o fases del duelo, como la negación, la ira, la tristeza, la negociación y la aceptación, aunque no todas las personas experimentan todas estas etapas de manera lineal o en el mismo orden. Es importante destacar las reacciones de duelo por la pérdida de un ser querido. En los DSM previos al DSM-5, no se diagnosticaba un episodio depresivo mayor en una situación de duelo a menos que continuara dos meses después de la pérdida o que los síntomas fueran muy graves. Sin embargo, el DSM-5 eliminó esta tradición, lo que ha sido muy controvertido. Desde hace mucho tiempo, se ha distinguido en psicología entre depresión y duelo para no patologizar reacciones humanas normales ante la pérdida. Tradicionalmente, se ha propuesto que los síntomas de depresión surgidos en el duelo (durante unos meses) eran incompatibles con un diagnóstico de trastorno depresivo mayor. El DSM-5 permite diagnosticar una depresión en los dolientes si presentan los síntomas durante 15 días seguidos y casi todos los días. El DSM-5 propone una serie de indicaciones diagnósticas para permitir separar lo que constituye un trastorno depresivo mayor y un episodio de duelo. Aunque es cierto que los síntomas anímicos del duelo son muy similares a los de la depresión clínica, la eliminación de esta distinción puede crear problemas de sobrediagnóstico y la medicalización de fenómenos naturales. La única ventaja podría ser la identificación de cuadros depresivos auténticos que podrían incrementar conductas de riesgo como el suicidio o permitir intervenciones tempranas terapéuticas o preventivas en personas que podrían necesitarlo en cuadros que podrían continuar tras la pérdida.

Si considera que un término del glosario necesita ser corregido o ampliado, no dude en dejarnos un comentario. Además, tiene la posibilidad de sugerir la adición de nuevos términos para ser incluidos en el glosario. Valoramos enormemente sus aportes y sugerencias, ya que nos ayudan a mejorar y enriquecer continuamente este recurso. ¡Gracias por contribuir a la mejora de nuestro glosario!

Deja un comentario

cinco × tres =

Ir al contenido