Exposición en vivo

La exposición en vivo consiste en tomar contacto directo con la situación o estímulo temido, bien de forma gradual, bien entrando en contacto desde el principio con situaciones productoras de un alto nivel de ansiedad, en este caso la exposición se denomina inundación. La indicación básica en estas sesiones es mantenerse en contacto con el estímulo temido hasta que la ansiedad se reduzca a la mitad, o bien hasta alcanzar un nivel de 2 en una escala subjetiva de ansiedad de 0 a 8 (Bados y García, 2011). La
duración de las sesiones suele ser de una hora o más. Esta duración, tal y como se explicará en epígrafes posteriores, tiene más que ver con el hecho de permitir una exposición prolongada, que con dar tiempo a la reducción de la ansiedad, pues la evidencia ha puesto de manifiesto que la necesidad de reducción de la ansiedad intra-sesión es una idea controvertida y no parece ser un elemento esencial, sin embargo, la exposición prolongada dando tiempo al nuevo aprendizaje sí parece ser imprescindible. El individuo debe mantenerse en contacto con la situación o estímulo ansiógeno aún cuando se produzca una elevación de la ansiedad, incluso en el caso de producirse un ataque de pánico, se tratará de no abandonar la situación de exposición, no obstante, si resultase imposible mantenerse en ella, es posible abandonar temporalmente el contexto de exposición, tratando de permanecer cerca y reanudando la exposición en cuanto sea posible. Si se produce un incremento importante de la ansiedad durante la exposición será útil para el individuo tratar de utilizar alguna estrategia moduladora de la ansiedad, pueden ser estrategias de relajación como la respiración diafragmática, auto-instrucciones, un proceso cognitivo breve de reatribución de sensaciones, o incluso la distracción. La distracción funciona como una retirada temporal de la exposición y no tiene repercusiones negativas sobre sus resultados, siempre y cuando se redirija nuevamente la atención al estímulo temido en el tiempo más breve posible.

Díaz García, et al. Manual De Técnicas y Terapias Cognitivo Conductuales. Desclée De Brouwer : Universidad Nacional De Educación a Distancia, 2017.