D E M O C R A T O P I A

Deseo ofrecer una disculpa y clarificación con respecto al contenido disponible en este espacio. Es importante destacar que la naturaleza del material publicado en esta página no es original, sino que consiste en gran medida en resúmenes derivados de diversos manuales de estudio mejor o peor referenciados. Estos resúmenes varían en su grado de textualidad y en la calidad de las referencias académicas utilizadas, abarcando desde citas directas hasta interpretaciones más libres de los textos originales.

Además, es relevante mencionar que en algunos casos, estos resúmenes y contenidos son elaborados con el apoyo de herramientas de Inteligencia Artificial. Por tanto, me gustaría reiterar nuestras disculpas por cualquier confusión o malentendido que haya podido surgir debido a la falta de claridad respecto a la naturaleza y el origen del contenido en kibbutzpsicologia.com.

Fonema

Se trata de la unidad ma?s pequen?a que establece distinciones de significado en una lengua. Asi?, las palabras «pala» y «bala» se diferencian en el primer fonema (/p/ frente a /b/) y esta pequen?a distincio?n da lugar a dos significados completamente distintos. No hay que confundir los fonemas, que son unidades abstractas, con los fonos o sonidos fone?ticos, que son las realizaciones acu?sticas de cada fonema.

Dos sonidos fone?ticos pueden constituir fonemas distintos en una lengua, o pertenecer a un u?nico fonema en otra lengua. Por ejemplo, en castellano existe un u?nico fonema fricativo alveolar, /s/, que generalmente se pronuncia de forma sorda, sin participacio?n de las cuerdas vocales. En catala?n, en cambio, hay dos fonemas: /s sorda/ (sin intervencio?n de las cuerdas vocales) y /s sonora/ (con intervencio?n de las cuerdas vocales), y existen palabras que se diferencian entre si? so?lo por ellos. Asi?, «sortir de cac?a» («cac?a» pronunciada con s sorda) es salir de caza, y «sortir de casa» («casa» pronunciada con s sonora) es salir de casa, del hogar. La s castellana se considera un fonema sordo, pero ¿quiere decir esto que los castellanos no pronuncian la s sonora en el lenguaje habitual? Hay mu?ltiples ejemplos en que la s castellana se pronuncia sonora: fi?jese el lector en la pronunciacio?n de la s en «ahora mismo» dicho de forma ra?pida y natural. Por lo tanto, en castellano pronunciamos s sorda (la mayori?a de las veces, como en «sapo», «soso», etc.) y tambie?n s sonora. La diferencia con el catala?n reside en que no constituyen dos fonemas distintos, sino dos variantes acu?sticas de un u?nico fonema (/s/). Es decir, no existen dos palabras castellanas que se diferencien, como en catala?n, en que una tenga s sorda y la otra s sonora.

El castellano tiene un total de 24 fonemas: 5 vocales ma?s 19 consonantes, pero esta cifra vari?a en las diferentes lenguas. Hay idiomas, como el polinesio, que so?lo tienen 11 fonemas (6 consonantes y 5 vocales) o el amazo?nico Piraha (8 consonantes y 3 vocales) y los hay que llegan a 141, como ocurre con !Xü (117 consonantes y 24 vocales) hablado por los bosquimanos en Namibia y otras a?reas pro?ximas. El taman?o ti?pico del inventario fone?mico esta? entre 20 y 37 fonemas, donde se situ?a el 70% de las lenguas. La media se halla en torno a 31 fonemas. En consecuencia, el castellano esta? por debajo del promedio, pero dentro del taman?o ti?pico.

En general, las vocales son ma?s escasas que las consonantes, y su nu?mero es algo menos de la mitad de e?stas (40% como media). Hay, no obstante, una variabilidad importante a trave?s de las lenguas. El nu?mero ma?s frecuente (moda) es el de 5 vocales, como sucede en lenguas tan distantes como el castellano o el japone?s.

Si considera que un término del glosario necesita ser corregido o ampliado, no dude en dejarnos un comentario. Además, tiene la posibilidad de sugerir la adición de nuevos términos para ser incluidos en el glosario. Valoramos enormemente sus aportes y sugerencias, ya que nos ayudan a mejorar y enriquecer continuamente este recurso. ¡Gracias por contribuir a la mejora de nuestro glosario!
error: Contenido protegido
Ir al contenido