Mahoney y Arnkoff

Una de las clasificaciones más conocidas de las terapias cognitivas es la Mahoney y Arnkoff de 1978. Se refieren en su clasificación a técnicas cognitivas, no a terapias. Esta denominación ha permanecido hasta la actualidad, y para algunos autores la imprecisa utilización del término «técnica» hace referencia, no a una sola técnica, sino a paquetes de tratamiento que integran diversos procedimientos, además de una determinada lógica o proceder al llevar a cabo el proceso terapéutico.