Tricotilomanía

La tricotilomanía se caracteriza por arrancarse el propio cabello de manera recurrente, lo que produce pérdida de cabello. Lo más frecuente es que se arranquen pelo de su cuero cabelludo, cejas y/o párpados, pero los sitios de donde se sacan pelo pueden variar con el tiempo. Para algunos pacientes, esta actividad es algo automática (es decir, sin plena consciencia); otros son más conscientes del comportamiento. La acción de arrancarse el cabello no es impulsada por obsesiones o preocupaciones acerca de la apariencia (al igual que en el trastorno dismórfico corporal), pero puede estar precedida por una sensación de tensión o ansiedad que se alivia al arrancarse el cabello, lo cual suele provocar una sensación placentera. Alrededor del 80-90% de los adultos con tricotilomanía son mujeres.