Hitos en la clasificación de la conducta anormal

La historia de la clasificación de la conducta anormal ha estado siempre liderada desde la psiquiatría y desde el modelo médico categorial, aunque actualmente se está produciendo un interés renovado hacia enfoque dimensional. Los antecedentes de las clasificaciones psiquiátricas actuales habría que buscarlos fundamentalmente en Alemania (Kalhbaum, Kraepelin, etc.). El primer autor representa la vertiente clínica y es un antecesor directo de Kraepelin. Este último encarna un proceso de evolución hacia un modelo en el que se distingue entre alteraciones constitucionales y adquiridas, y en el que particularmente se sientan las bases de los grandes síndromes psicóticos funcionales, base de los que se manejan actualmente. Además, Kraepelin define las alteraciones en términos de complejos sintomáticos en lugar de enfermedades.

Freud conceptualiza definitivamente las neurosis como trastornos de origen no orgánico (psicológico) en contra de los supuestos originales de Cullen. La descripción de las neurosis que hacen Eysenck y Freud, aparte de las notables diferencias en cuanto a los supuestos etiológicos, se refiere a que mientras que el primero entiende las neurosis y las psicosis según dimensiones independientes (asociadas a las dimensiones de personalidad, neuroticismo y psicoticismo respectivamente), Freud considera que las categorías de neurosis y psicosis se sitúan sobre una única dimensión de «funcionamiento del yo». Freud separa las neurosis de las psicosis en base a que las psicosis poseen mayor grado de regresión del yo que las neurosis, y estas mayor que la normalidad. La influencia de la clasificación de Freud desde un modelo psicoanalítico, durante el último tramo del siglo XIX y principios del XX, ha marcado las clasificaciones contemporáneas en la psicopatología.

Rosenhan y Seligman (1984). Categorizan, de forma similar a los postulados de Freud, las fobias, pánico, ansiedad generalizada y trastorno de estrés postraumático (TEPT) en el grupo de la ansiedad observada, y la histeria (trastornos somatomorfos) y la disociación (trastornos disociativos) en el grupo de la ansiedad inferida.
Haslam et al. (2012, 2020); Schmidt et al. (2004); Waller y Meehl (1998). Han puesto de relieve de forma consistente la naturaleza taxónica de algunos dominios psicopatológicos, entre los que se incluyen la esquizotipia, la disociación, el consumo de sustancias (alcohol y nicotina), el autismo, el juego patológico, el riesgo de suicidio, la paidofilia y la psicopatía.

Un tema de gran controversia en la historia de la clasificación de la conducta anormal concierne a la disputa en la preponderancia entre los enfoques categorial y dimensional, y su aplicación en el diagnóstico. El primero es un enfoque práctico, intuitivo, y fácil de aplicar. El enfoque dimensional es más complejo, más laborioso y menos familiar. Sin embargo, ambos poseen ventajas e inconvenientes y ambos son necesarios. Un aspecto relevante sugerido por algunos autores consiste en que un trastorno general puede ser de naturaleza dimensional, pero ciertas facetas o subtipos pueden ser taxones (categorial), p. ej., ciertos subtipos del trastorno depresivo mayor como la depresión melancólica, o un taxón de vulnerabilidad cognitiva al trastorno de pánico. Resulta cuanto menos chocante que los psicólogos clínicos defiendan a toda costa el modelo dimensional obviando esta evidencia. Y lo que es más llamativo, muchos de los psicólogos que defienden el enfoque dimensional no se ruborizan aplicando indiscriminadamente puntos de corte sobre los resultados de escalas dimensionales, con objeto de establecer categorías diagnósticas sobre constructos no taxónicos.

La evidencia sobre la naturaleza taxónica de la psicopatía es menos consistente que en el caso de la esquizotipia, o algunos trastornos disociativos. Más recientemente se ha sugerido que otros trastornos como el autismo, la paidofilia, el juego patoló­gico, y el riesgo de suicidio parecen tener también una naturaleza taxónica. Respecto a otros trastornos (trastornos alimentarios, depresión, trastornos de ansiedad, trastornos de la personalidad, etc.) existe evidencia preliminar sobre su naturaleza no taxónica.

👁️‍🗨️Contribución
Philippe Pinel
(1745-1826)
En 1789 publica su libro Nosographie philosophique, donde lleva a cabo una clasificación de las
enfermedades mentales.
William Cullen
(1710-1790)
Clasifica los trastornos mentales usando un enfoque basado en los sistemas biológicos utilizados para
clasificar a las plantas y animales.
Karl L. Kahlbaum
(1828-1899)
Incorporó a la nosología la evaluación del curso de la enfermedad
Henry Maudsley
(1835-1918)
Sugirió clasificar los trastornos mentales sobre la base de síntomas identificables.
Emil Kraepelin
(1856-1926)
🗸En 1883 publica el Compendio de psiquiatría, en el cual clasifica los trastornos mentales como complejos
sintomáticos, no como enfermedades.
🗸Diferencia las entidades nosológicas asociadas a la demencia precoz (hebefrenia, catatonía, y demencia
paranoidel de la psicosis maníaco-depresiva (trastorno afectivo).
🗸En su obra introduce ciertos conceptos dimensionales comunes a las psicosis (demencia precoz), al referirse
a trastornos del pensamiento, la atención, las emociones, y el negativismo.
Sigmund Freud (1856-1939)
(dimensional)
🗸Clasifica los trastornos mentales en neurosis, psicosis y perversiones.
🗸Clasifica las neurosis en neurosis experimentadas (neurosis fóbicas y neurosis de ansiedad) y neurosis
inferidas (neurosis obsesivo-compulsiva e histeria).
CIE-6 (1948)Incluye un capítulo dedicado a la clasificación de los trastornos mentales.
DSM-I (1952)
(categorial)
Incluye tres grandes grupos de trastornos:
🗸 Psicosis orgánicas (p. ej„ reacciones esquizofrénicas).
🗸Neurosis psicógenas (p. ej., ansiedad y depresión).
🗸Trastornos del carácter (trastornos de la personalidad y adicciones).
DSM-II (1968)
(categorial)
Tanto el DSM-I como el DSM-II carecían de una descripción de criterios formales y únicamente proporcionaron descripciones globales de los trastornos mentales.
Hans Eysenck (1916-1997)
(dimensional)
Delimita las dimensiones de neuroticismo, extraversión y psicoticismo, y clasifica los trastornos mentales
sobre la base de dichas dimensiones.
Psychological Response Classification System PRCS (1977)Supuso un avance con respecto a las clasificaciones psiquiátricas al uso existentes hasta ese momento ya que:
🗸Clasifica conductas, no individuos.
🗸Las conductas están definidas operativamente.
🗸Se basa en datos objetivos más que en inferencias
DSM-III (1980)
(sistema multiaxial). Ejes I y II enfoque categorial y el Eje V enfoque dimensional.
🗸Con la publicación de la tercera edición del DSM (DSM-III) se produce la primera gran revolución en la
clasificación de los trastornos mentales.
Incluye:
🗸criterios específicos para el diagnóstico de los trastornos mentales (basados en elementos
externos de validación).
🗸sistema multiaxial.
Lee A. Clark y David Watson
(1991)
Publican el modelo tripartito sobre el afecto, la ansiedad y la depresión
Christopher G. Fairburn, Zafra Cooper y Roz Shafran
(2003)
Establecen la primera clasificación transdiagnóstica de los trastornos mentales (aplicada a los trastornos
alimentarios)
DSM- V (2013)
enfoque híbrido
🗸Publica el primer enfoque híbrido para la clasificación de los trastornos mentales (aplicado a los trastornos de la personalidad).
🗸Integra parcialmente aspectos del enfoque dimensional en estructuras de base categorial.
Consorcio Hierarchical Taxonomy of Psychopathology. HiTOP (Román Kotov et al., 2017)
clasificación dimensional
Primera clasificación dimensional de la psicopatología, como alternativa a las nosologías categóricas
tradicionales.
Principales hitos en el desarrollo de la clasificación de la conducta anormal

Referencias

  • Belloch, Sandín, Ramos Campos, and Sandín, Bonifacio. Manual De Psicopatología. 3ª edición. Madrid [etc.]: McGraw-Hill Interamericana De España, 2020. Print.

Deja un comentario

nueve − 9 =

Ir al contenido