D E M O C R A T O P I A

Deseo ofrecer una disculpa y clarificación con respecto al contenido disponible en este espacio. Es importante destacar que la naturaleza del material publicado en esta página no es original, sino que consiste en gran medida en resúmenes derivados de diversos manuales de estudio mejor o peor referenciados. Estos resúmenes varían en su grado de textualidad y en la calidad de las referencias académicas utilizadas, abarcando desde citas directas hasta interpretaciones más libres de los textos originales.

Además, es relevante mencionar que en algunos casos, estos resúmenes y contenidos son elaborados con el apoyo de herramientas de Inteligencia Artificial. Por tanto, me gustaría reiterar nuestras disculpas por cualquier confusión o malentendido que haya podido surgir debido a la falta de claridad respecto a la naturaleza y el origen del contenido en kibbutzpsicologia.com.

La Gestión de Calidad como cambio cultural

El interés por la influencia de la cultura organizacional en la introducción de aproximaciones de gestión de calidad surge debido a los éxitos alcanzados por las empresas japonesas y de países del Pacífico en los años 80, superando a las empresas europeas y americanas en términos de productividad, calidad, innovación y servicio. Se comenzó a dar importancia a los valores compartidos entre la dirección y los trabajadores japoneses como un factor influyente en dicho éxito.

La investigación sobre la influencia de la cultura organizacional en el rendimiento de la organización también ha sido un antecedente en los estudios que han abordado la relación entre la cultura organizacional y el éxito de las aproximaciones de mejora de la calidad. Se ha pasado de considerar las diferencias culturales entre países a destacar las diferencias en la cultura de las organizaciones como relevantes para el éxito en la implementación de sistemas de gestión de la calidad.

La cultura se considera un factor importante en la implementación de sistemas de gestión de la calidad porque la adopción de estos sistemas implica un cambio cultural en la organización. Se espera que los cambios en las prácticas y procesos de la organización sean permanentes y que las prácticas se conviertan en hábitos arraigados. Esto requiere un cambio en las creencias, valores y principios de los miembros de la organización.

Varios argumentos respaldan la importancia de la cultura organizacional al introducir un sistema de mejora de la calidad. Algunos de estos argumentos incluyen:

  1. Cambio en el estilo de dirección y filosofía de la empresa: Los expertos en calidad como Deming y Crosby han destacado la necesidad de cambiar el estilo de dirección y los valores de las empresas para lograr la calidad. Se plantea adoptar una nueva filosofía basada en la calidad.
  2. Cambio cultural a largo plazo: La implementación de un programa de gestión de calidad implica un cambio cultural significativo que requiere planificación, paciencia y perseverancia para lograrse correctamente. Se espera que sea un proceso de cambio cultural a largo plazo.
  3. Identificación de valores para la calidad total: Se sugiere identificar los valores que sustentan una cultura de calidad total, como la orientación al cliente, el trabajo en equipo, la valoración de los hechos y los datos, entre otros. Estos valores deben respaldarse con acciones concretas.
  4. Cambio organizacional y transformación cultural: Muchos autores han destacado que la gestión de calidad total implica un cambio cultural o un cambio organizacional importante. Se considera que las prácticas de gestión de calidad son herramientas para la transformación cultural.
  5. Cambio en los supuestos básicos y paradigma organizativo: La adopción de un enfoque de gestión de calidad implica cambios radicales en los supuestos básicos en los que se basa la organización para relacionarse con su entorno y funciones. Esto implica un cambio en la filosofía y los valores corporativos, así como en las estructuras y acuerdos que determinan el comportamiento de los miembros de la organización.

En resumen, la cultura organizacional se considera un factor importante en la implementación de sistemas de gestión de la calidad debido a la necesidad de un cambio cultural y organizacional para lograr mejoras sostenibles en la calidad. Los valores, creencias y prácticas.

Schein (1988) propone un marco comprensivo para entender la cultura organizacional, identificando tres niveles: artefactos, valores y suposiciones básicas subyacentes, siendo estas últimas la esencia de la cultura. Según Alonso (1999), los elementos culturales se pueden categorizar en dos grupos:

  1. El núcleo de la cultura, que abarca los valores, creencias, entendimientos comunes, presupuestos, ideologías y filosofías compartidas. Estos elementos representan la esencia de la cultura de una organización y moldean su identidad.
  2. Las formas culturales, que representan el aspecto expresivo de las acciones humanas. Esto incluye mitos, rituales, historias, leyendas, lenguaje especializado, patrones de comportamiento y cualquier otra manifestación de la conducta humana dentro de la organización.

Para comprender el impacto de la adopción de la Gestión de la Calidad Total (GCT) en la cultura organizacional, es necesario examinar los cambios que ocurren tanto en el núcleo de la cultura como en las formas culturales.

La adopción de la GCT a menudo implica un cambio fundamental en los valores, creencias y suposiciones básicas de una organización. Desafía los paradigmas tradicionales y requiere una nueva filosofía centrada en la mejora continua, la orientación al cliente, el empoderamiento de los empleados y la toma de decisiones basada en datos. La GCT enfatiza la colaboración, el trabajo en equipo y un compromiso con la excelencia. Por lo tanto, implementar la GCT implica una transformación de los elementos culturales centrales de una organización, alineando las creencias y los valores con los principios de calidad.

Además, la adopción de la GCT también puede influir en las formas culturales de una organización. Los mitos, rituales, historias y patrones de comportamiento existentes pueden evolucionar para reflejar los nuevos enfoques y prácticas de calidad. Se pueden desarrollar nuevos rituales o ceremonias para celebrar los logros de calidad, se pueden compartir historias de éxito y se pueden establecer nuevos patrones de comportamiento basados en la colaboración y la mejora continua.

En resumen, la adopción de la GCT implica cambios tanto en el núcleo de la cultura como en las formas culturales de una organización. Estos cambios son necesarios para alinear la cultura organizacional con los principios y prácticas de calidad, fomentando así un entorno propicio para el éxito en la gestión de la calidad.

Referencias

  • Palací Descals, Francisco José ., and Miguel . Bernabé Castaño. Consultoría Organizacional. Madrid: Sanz Y Torres : Universidad Nacional De Educación a Distancia, 2013. 

Deja un comentario

2 × cuatro =

Ir al contenido