Modalidades de aplicación

La aplicación del EHS se puede realizar de forma individual y grupal. En ambas se desarrolla teniendo en cuenta los mismos componentes si bien es importante resaltar algunas características de los formatos tanto individual como grupal.

Formato Individual

Cuando se aplica el procedimiento de forma individual se puede modificar e ir ajustando el contenido a medida que el programa avanza pudiéndose observar de forma más específica tanto los avances como las dificultades.

Formato grupal

Cuando el EHS se aplica en grupo, el propio grupo constituye en sí mismo una situación social establecida en la que los participantes pueden practicar con los demás, ejecutando distintos papeles, estableciendo interacciones al margen del propio entrenamiento y ofreciendo retroalimentación entre los participantes que facilite el aprendizaje.

En general existen dos requisitos que deben cumplir la composición de los grupos para optimizar el aprendizaje en los programas de entrenamiento:

  • Que los déficits sociales de los componentes del grupo sean similares.
  • Que exista un nivel parecido de funcionamiento general y de respuesta terapéutica esperada ante el tratamiento.

Según la forma de estructurar las sesiones los grupos pueden ser:

  • Grupos orientados a ejercicios, cuyos participantes ejecutan una serie establecida de ejercicios de representaciones de papeles y en sesiones posteriores generan sus propias situaciones de ensayo de conductas.
  • Grupos orientados hacia los temas, en los que cada sesión se dedica a un tema determinado y para ello se emplea el ensayo de conducta.

Según la forma de estructurar las sesiones los grupos pueden ser:

  • Grupos semiestructurados, que utilizan algunos ejercicios de representación de papeles junto con otros procedimientos terapéuticos como clarificación de valores, entrenamiento a padres, etc.
  • Grupos no estructurados, con ejercicios de representación de papeles basados completamente en las necesidades de los miembros en cada sesión.

Ámbito de aplicación y estudios de resultados

Dodge et al. (2015). El estudio e investigación del impacto de la competencia social en la salud de las personas muestra, de forma innegable, la efectividad y eficiencia de este procedimiento, no solo a la hora de mejorar diversos problemas y trastornos, si no también la utilidad de esta herramienta para la prevención temprana del desarrollo de psicopatología, delincuencia y problemas de conducta.

La aplicación del Entrenamiento en Habilidades Sociales (EHS) ha desbordado el ámbito de la psicoterapia y son numerosos los programas que se han utilizado en todos los campos en los que están implicadas las relaciones sociales como en el ámbito educativo, marco laboral y ámbito de la salud física y mental.

En relación al ámbito de la salud mental y la psicología clínica en general, hay numerosas investigaciones y estudios controlados que han mostrado evidencia empírica sobre su efectividad en una amplia gama de problemas:

  • Problemas de alcoholismo y abuso de sustancias (Dodge et al., 2015; Monti, y O’Leary, 1999).
  • Bullying (DeRosier, 2004).
  • Depresión (Thase, 2012).
  • Esquizofrenia (Almerie et al.,2015; Cranholm et al., 2007; Guías NICE, 2014; Kurtz y Mueser, 2008).
  • Problemas de ansiedad (Beidel et al., 2014).
  • Ludopatía (Sharpe, 1997).

Referencias

  • Díaz García, et al. Manual De Técnicas y Terapias Cognitivo Conductuales. Desclée De Brouwer : Universidad Nacional De Educación a Distancia, 2017.

Deja un comentario

dos + siete =

Ir al contenido