Modelos de clasificación

Degerman (1972). Describe los modelos híbridos como un «radex».
Adams et al. (1977). Elaboran el sistema psicológico de clasificación Psychological Response Classification System (PRCS). En él se clasifican las conductas, no los individuos, en base a seis sistemas de respuesta (motor, perceptivo, biológico, cognitivo, emocional y social) definidos operativamente a través de categorías de respuesta.
Belloch y Baños (1986). Existe una clara relación entre los modelos categoriales y los jerárquicos, por una parte, y entre los modelos dimensionales y circumplejos, por otra; de hecho, los modelos circumplejos no son otra cosa que una variante de los modelos dimensionales clásicos.
Kessler et al. (2012). A través de los estudios epidemiológicos a gran escala comprueban que la coexistencia de dos o más categorías diagnósticas del DSM en la misma persona es la regla y no la excepción.
Lilienfeld et al. (2013). Es difícil apoyar los modelos categoriales, fundamentalmente como consecuencia de la presencia de altas tasas de comorbilidad entre diferentes trastornos.

El desarrollo de los enfoques de clasificación podría configurarse a partir de cinco modelos estructurales básicos:

  • Modelos jerárquicos.
  • Modelos categoriales. Agrupan los trastornos mentales en diversos tipos o categorías en base a una serie de criterios como rasgos definitorios. Los modelos categoriales reflejan ciertas limitaciones, fundamentalmente como consecuencia de la presencia de altas tasas de comorbilidad entre diferentes trastornos. La dificultad de emplear sistemas de clasificación categoriales se hace patente en el caso de la ansiedad y la depresión, donde es complejo determinar dónde está el umbral para decidir si un paciente manifiesta o no el trastorno. A nivel teórico, emplear un sistema de tipo categorial exige el cumplimiento de una serie de requisitos a destacar:
    • La existencia de límites claros entre las distintas categorías.
    • Las diferentes categorías son mutuamente excluyentes.
    • Debe darse la homogeneidad entre los miembros de una categoría.
  • Modelos dimensionales. Clasifica los casos clínicos basándose en la cuantificación de atributos más que en la asignación de categorías. Se centra en el grado en el que se puede clasificar a un individuo en función de la gravedad con la que se presentan determinadas dimensiones.
  • Modelos circumplejos. Parten del supuesto según el cual una determinada dimensión adopta una ordenación circular, constituyendo la mitad del círculo la parte opuesta de la otra mitad.
  • Modelos híbridos. Representan una combinación de los modelos categorial y dimensional. Una ilustración de este modelo podría entenderse al combinar un tipo específico de trastorno (enfoque categorial) con su correspondiente nivel de gravedad (componente dimensional).

A pesar de que mayoritariamente los enfoques categoriales han dominado y dominan los principales sistemas de clasificación, se ha planteado que la distinción entre los sistemas categoriales (cualitativos) y los dimensionales (cuantitativos) a la hora de elaborar las clasificaciones psicopatológicas no tienen porqué ser excluyentes, de tal modo que se puede utilizar un sistema o el otro, o bien un modelo híbrido dependiendo de la alteración que se desee estudiar. Algunos aspectos del DSM-5 como el enfoque multiaxial del DSM-III [Ejes I y II como representativos de tipos específicos de trastornos (enfoque categorial) y el Eje V como escala de evaluación de la gravedad del trastorno (enfoque dimensional)] podrían corresponder a ejemplos de modelo híbrido tal y como expondremos más adelante.

El sistema de clasificación Psychological Response Classification System (PRCS) es un producto de la psicología conductual que a pesar de su potencial ha tenido escasa aceptación en el campo de la psicopatología, quizás por el enorme apoyo de la industria farmacéutica al DSM. Este sistema de clasificación supuso un avance con respecto a las clasificaciones psiquiátricas al uso existentes hasta ese momento ya que:

  1. Clasifica conductas, no individuos.
  2. Las conductas están definidas operativamente.
  3. Se basa en datos objetivos más que en inferencias.
DSM-I (1952)
(categorial)
🗸 Psicosis orgánicas (p. ej„ reacciones esquizofrénicas).
🗸Neurosis psicógenas (p. ej., ansiedad y depresión).
🗸Trastornos del carácter (trastornos de la personalidad y adicciones).
DSM-II (1968)
(categorial)
Psychological Response Classification System PRCS (1977)
DSM-III (1980)
(sistema multiaxial). Ejes I y II enfoque categorial y el Eje V enfoque dimensional.
Tanto el DSM-I (APA, 1952) como el DSM-II (APA, 1968) carecían de una descripción de criterios formales y únicamente proporcionaron descripciones globales de los trastornos mentales.

Referencias

  • Belloch, Sandín, Ramos Campos, and Sandín, Bonifacio. Manual De Psicopatología. 3ª edición. Madrid [etc.]: McGraw-Hill Interamericana De España, 2020. Print.

Deja un comentario

7 − tres =

Ir al contenido