D E M O C R A T O P I A

Deseo ofrecer una disculpa y clarificación con respecto al contenido disponible en este espacio. Es importante destacar que la naturaleza del material publicado en esta página no es original, sino que consiste en gran medida en resúmenes derivados de diversos manuales de estudio mejor o peor referenciados. Estos resúmenes varían en su grado de textualidad y en la calidad de las referencias académicas utilizadas, abarcando desde citas directas hasta interpretaciones más libres de los textos originales.

Además, es relevante mencionar que en algunos casos, estos resúmenes y contenidos son elaborados con el apoyo de herramientas de Inteligencia Artificial. Por tanto, me gustaría reiterar nuestras disculpas por cualquier confusión o malentendido que haya podido surgir debido a la falta de claridad respecto a la naturaleza y el origen del contenido en kibbutzpsicologia.com.

¿Qué conocimientos se deben tener para corregir e interpretar un instrumento de evaluación psicológica?

Es esencial considerar varias características al elegir un instrumento de evaluación, como el objetivo de la evaluación, el grupo de personas a quienes se aplicará y el contexto. Además, es fundamental ser un profesional competente y seguir buenas prácticas en evaluación psicológica.

Para realizar una evaluación efectiva, se requiere una sólida formación que permita corregir e interpretar las pruebas de manera adecuada. Esto implica comprender las variables que se evalúan, cómo se relacionan con otros constructos, y conocer los modelos que respaldan la construcción de la prueba, su contenido y a quién se dirige. También es importante comprender la metodología de aplicación, puntuación, corrección y los estándares de calidad asociados.

Conocer las variables que evalúa un instrumento y su interrelación con otros constructos

En el plan de estudios de Psicología, las asignaturas están estrechamente relacionadas, y la «Evaluación Psicológica» pone en práctica los conocimientos adquiridos en todas ellas. Para evaluar constructos o variables, es esencial comprender sus características fundamentales. Por ejemplo, al utilizar un instrumento para medir la depresión, debemos conocer sus signos y síntomas. De manera similar, al evaluar la personalidad desde diferentes modelos, como el de Eysenck o los Cinco Grandes Factores, es crucial entender el significado de las dimensiones evaluadas para interpretar y explicar los resultados. Además, en la evaluación del desarrollo y la inteligencia, es necesario comprender los procesos evolutivos en diversas etapas del ciclo vital, desde la infancia hasta la vejez, y estudiar en detalle aspectos cognitivos, psicomotores y lingüísticos, así como factores afectivos como la motivación, el autoconcepto y la atención. Anastasi y Urbina (1998) subrayan que no se pueden analizar las aptitudes por separado de las variables afectivas, ya que los estados emocionales transitorios y los rasgos de personalidad acumulados tienen un impacto significativo en el desarrollo intelectual. En resumen, la Psicología requiere un enfoque integral que considere la interacción entre personalidad, aptitudes y variables emocionales en la evaluación psicológica.

Conocer los modelos que han guiado la construcción de los instrumentos

Para interpretar correctamente los resultados de las pruebas de evaluación psicológica, es esencial comprender las bases conceptuales que han guiado la construcción de los tests. Por ejemplo, al analizar los tests de desarrollo e inteligencia, es útil conocer el modelo CHC de Cattell-Horn-Carroll que subyace en muchos de ellos. Comprender este modelo jerárquico, que incluye factores generales, aptitudes intelectuales de segundo orden y aptitudes específicas, proporciona una visión profunda de lo que cada prueba evalúa.

Además, es crucial familiarizarse con las bases psicométricas, como la Teoría de Respuesta al Ítem (TRI), que influyen en la creación de los ítems y su dificultad. Al conocer estos aspectos, los evaluadores pueden interpretar con precisión las puntuaciones obtenidas en cada instrumento. Por ejemplo, en el BAS-II, se puede observar cómo los Índices Varían según la edad y cómo evalúan aspectos diferentes de la inteligencia cristalizada y el procesamiento verbal complejo.

Una vez que comprendamos el modelo teórico subyacente a la construcción de las pruebas, podremos interpretar de manera más efectiva la información proporcionada por cada una de ellas. En la Tabla se resaltan los Índices que el BAS-II ofrece para diferentes rangos de edad, que incluyen el Índice General (IG) y el Índice General No verbal (IGNV) correspondientes al nivel III de la teoría factorial CHC, así como los Índices relacionados con el estrato II, que abarcan el Índice Verbal (IV), el Índice de Razonamiento Perceptivo (RP), el Índice Espacial (IE) y el Índice de Razonamiento No Verbal (RNV).

indices del BAS II
Índices del BAS-II

Es vital entender que las pruebas de inteligencia y desarrollo se basan en modelos teóricos específicos que determinan sus estructuras y contenidos. Por ejemplo, las pruebas de velocidad de procesamiento pueden variar en su aplicación y significado entre distintas escalas. Es importante notar las diferencias entre las pruebas, como en el caso del BAS-II y las Escalas de Wechsler, para evitar malentendidos al interpretar los resultados.

En última instancia, esta comprensión detallada de los fundamentos conceptuales y psicométricos permite una interpretación más precisa y significativa de las pruebas, lo que resulta fundamental para una evaluación psicológica correcta y fiable.

Conocer lo que mide un test, la población y el contexto de aplicación

Es esencial comprender a fondo las pruebas de evaluación, incluyendo qué aspectos miden, cómo lo hacen, las edades en las que se aplican, los temas abordados, el contexto adecuado para su uso, los métodos de puntuación e interpretación, así como sus ventajas y limitaciones.

Imaginemos una situación en la que deseamos evaluar a un niño de entre 2:6 y 3:11 años y estamos interesados en obtener información detallada sobre su formación de conceptos y razonamiento verbal. Si el BAS-II, diseñado para este rango de edad, solo proporciona el Índice General (IG), debemos explorar otras pruebas que puedan proporcionar la información requerida.

En el capítulo sobre Evaluación de la Inteligencia, al analizar las Escalas de Wechsler, notamos que el WPPSI-IV, aplicable a niños de 2:6 a 3:11 años, ofrece la puntuación CI Total, equivalente al Índice General (g). Además, permite calcular otros Índices como el Índice Comprensión Verbal y el Índice Visoespacial, que reemplazan las Escalas Verbal y Manipulativa de versiones anteriores de las Escalas de Wechsler. Por lo tanto, podríamos optar por el WPPSI-IV para evaluar el conocimiento verbal adquirido, la formación de conceptos verbales y el razonamiento verbal.

Esta información detallada y más se encuentra en los manuales de pruebas catalogados en la categoría «e», los cuales a menudo incluyen dos manuales: uno de Aplicación y Corrección, y otro, el Manual Técnico, que proporciona información detallada sobre qué mide cada índice y cómo comparar las puntuaciones para lograr una interpretación precisa.

En cuanto a la población y el contexto de aplicación de los instrumentos de evaluación, debemos destacar que las Escalas de Wechsler, como el WPPSI-IV y el WISC-V, se utilizan principalmente para evaluar a niños y adolescentes en el contexto educativo y, en algunos casos, en evaluaciones clínicas y neuropsicológicas. Por otro lado, el WAIS-IV se emplea principalmente para medir la inteligencia en adultos y se administra en un contexto clínico.

Además, existen otras pruebas como el BAT-7, diseñado para evaluar a personas entre 12 y 60 años, que resulta adecuado tanto en el contexto educativo como en el laboral. Este test mide la capacidad general o factor «g», lo que lo convierte en una herramienta útil en los procesos de selección de personal, complementándose con otras pruebas de personalidad y entrevistas estructuradas.

En situaciones en las que necesitamos evaluar la inteligencia de personas con problemas de lenguaje o que no dominan el español, el test MATRICES emerge como una elección acertada. Este test, que minimiza el uso de contenido verbal, evalúa la Inteligencia General o factor «g» a través de estímulos no verbales, lo que permite la evaluación de la capacidad para resolver problemas complejos y razonar con contenido abstracto. No obstante, como hemos explicado anteriormente, es fundamental comprender qué aspectos evalúa cada prueba y, en caso necesario, complementarla con otras pruebas que midan la inteligencia cristalizada u otros aspectos específicos.

Conocer la forma de puntuación, corrección e interpretación de un test

El proceso de puntuación y corrección de las pruebas, como las Escalas de Aptitudes Intelectuales (BAS-II-Escolar), es crucial para su interpretación. A continuación, se resume el proceso que se debe seguir para evaluar a un niño de 11 años y 7 meses de edad y obtener información significativa:

  1. Se aplican los test principales siguiendo las instrucciones exactas del Manual.
  2. En el Cuadernillo de anotación, se registran y puntúan los aciertos y fallos de cada ítem de los test principales.
  3. La suma de las respuestas correctas en cada test se traduce en Puntuaciones Directas (PO). Las Puntuaciones de Aptitud (PA) se obtienen utilizando tablas que consideran la dificultad de los ítems respondidos, un enfoque relacionado con la Teoría de Respuesta al Ítem (TRI).
  4. Las PA de los test principales se convierten en puntuaciones normativas T y percentiles, lo que permite conocer el desempeño del niño en comparación con su grupo de referencia en las aptitudes específicas evaluadas.
  5. Se calculan puntuaciones compuestas para los tres Índices de aptitud intelectual: Verbal (IV), Razonamiento no verbal (RNV) y Espacial (IE). Estas puntuaciones se transforman en puntuaciones de Cociente Intelectual (CI) consultando los baremos correspondientes. Estos CI representan aptitudes generales de segundo orden correspondientes al estrato II.
  6. La suma de las tres puntuaciones T de los índices de aptitudes intelectuales genera la puntuación T del Índice general, que se convierte en la puntuación de CI. Esta puntuación CI proporciona una medida del factor «g», que representa una interpretación general o Estrato l.
  7. Además, el BAS-II ofrece la posibilidad de realizar análisis más detallados, como la comparación entre índices y pruebas, que no se detallan aquí.
Puntuaciones índicesCategorías
130 y másMuy alta
120-129Alta
110-119Media-Alta
90-109Media
80-89Media-Baja
70-79Baja
69 y menosMuy baja
Categorías pertenecientes a las puntuaciones de los Índices del BAS-II (adaptada de TEA Ediciones).

Es fundamental destacar que la interpretación precisa de estas pruebas requiere una formación específica y experiencia en su administración y corrección. Los profesionales que las utilizan deben estar familiarizados con las tareas de cada prueba, y en el caso de aplicaciones colectivas, deben ser competentes en el manejo de grupos numerosos. Además, la supervisión de un profesional cualificado puede ser necesaria en ciertos casos.

La interpretación de los resultados de las pruebas psicológicas es un proceso delicado y requiere una comprensión profunda de las cuestiones aplicables a la evaluación psicométrica. Esto subraya la importancia de estudiar y entender a fondo los manuales de aplicación y corrección de estas pruebas.

BAS II
Resultados del caso B extraído del Manual técnico del BAS-II y reproducidos sin el permiso de TEA Ediciones.

La niña B obtuvo un Índice General (IG) de 91, lo que clasifica su rendimiento general como «medio». Las puntuaciones en los índices Verbal (IV) y Razonamiento no verbal (RNV) son 90 y 91, respectivamente, también clasificadas como «medias», aunque en el límite inferior de ese rango. La puntuación de 104 en el índice Espacial (IE) también se considera «media», a pesar de ser mayor que las otras dos puntuaciones. El Cuadernillo de anotación indica que una diferencia de 13 puntos entre el IG y el IE es estadísticamente significativa al nivel del 0,05, lo que significa que la diferencia que presenta la niña es importante. Por lo tanto, se debe interpretar el IE como una puntuación relativamente más alta que la combinación de sus índices IV y RNV. Al consultar el manual y observar la frecuencia de las diferencias entre los índices IG e IE para la edad de 6:00 a 17:11 años, se encuentra que la diferencia observada de 13 puntos ocurre en una frecuencia (%) entre 15-25, lo que significa que se produce en más del 15% de los casos. A pesar de que estas diferencias son estadísticamente significativas, también son relativamente comunes, lo que es importante tener en cuenta en el proceso de evaluación o en evaluaciones futuras. De manera similar, se observa una diferencia de 9 puntos en el test «Definiciones» en comparación con la media de los test principales, lo cual también se encuentra en más del 15% de los casos de niños de la misma edad que la niña evaluada. Esto sugiere que, aunque estas diferencias son estadísticamente significativas, son frecuentes y deben considerarse en el proceso de evaluación.

Conocer las puntuaciones y los criterios de calidad de los instrumentos de evaluación

La elección de una herramienta de evaluación psicológica también depende de la comprensión de las puntuaciones que se pueden obtener y de la evaluación de sus propiedades psicométricas, lo que implica asegurarse de que las pruebas midan de manera confiable y válida lo que se pretende evaluar. Estos aspectos son esenciales en el desarrollo de pruebas psicológicas y requieren un profundo conocimiento y experiencia en su aplicación.

Las puntuaciones y criterios de calidad suelen estar detallados en los manuales de las pruebas psicométricas. Estos manuales ofrecen información sobre la estandarización de las pruebas, incluyendo las normas para su administración y recopilación de respuestas. Es importante destacar que estas medidas son difíciles de aplicar a técnicas distintas, como las proyectivas, que tienen características diferentes. Sin embargo, es posible realizar análisis de consistencia interna y validez interjueces o concurrente al combinar técnicas psicométricas y proyectivas en la evaluación psicológica.

En el ámbito infantil, el dibujo se utiliza como una forma de expresión que refleja cómo el niño percibe su entorno, su familia, sus emociones y otros aspectos. El Test de la Figura Humana, por ejemplo, evalúa el desarrollo emocional y madurativo del niño y se integra en escalas como la de McCarthy. También se han desarrollado pruebas específicas, como el Test del Dibujo de Dos Figuras Humanas (T2F), que cuentan con normas estandarizadas y han demostrado su capacidad diagnóstica a través de estudios de fiabilidad y validez.

Es fundamental comprender que la formación en evaluación psicológica es esencial, y cada profesional puede tener preferencias y habilidades en la elección de las herramientas de evaluación. Sin embargo, la evaluación debe realizarse de manera adecuada y basarse en el conocimiento sólido de todas las consideraciones mencionadas anteriormente. Además, la formación continua es esencial en esta profesión, ya que los avances en la psicología y las pruebas psicométricas requieren una actualización constante de conocimientos.

Referencias

  • Moreno Rosset and Ramírez Uclés (2019) Evaluación psicológica : proceso, técnicas y aplicaciones en áreas y contextos. Madrid: Sanz y Torres.

Deja un comentario

error: Contenido protegido
Ir al contenido